Conflicto

Bruselas cierra el expediente contra Visa por las tasas de tarjetas

El comisario de Competencia, Mario Monti, remató ayer cinco años de investigación sobre la comisión interbancaria que Visa aplica a sus operaciones transfronterizas (no a las nacionales), que representan el 10% del volumen total. La compañía internacional ha aceptado introducir cambios que, según sus estimaciones, pueden suponer una reducción de las tarifas de hasta el 20% hasta 2007.

Bruselas da por cerrado el caso, aunque anuncia que mantiene abierta una investigación similar sobre las tarjetas de Mastercard, la principal rival de Visa.

Visa ha aceptado reducir gradualmente la comisión media por pagos con tarjeta de crédito hasta alcanzar el 0,7% en 2007. En las tarjetas de débito, Visa aplicará de inmediato una tarifa única de 0,28 euros. Esta comisión es la que paga el banco del comerciante a la entidad del titular de la tarjeta. La compañía se niega a revelar las tarifas actuales, pero calcula que la rebaja supondrá una disminución del 20% en los ingresos que los bancos emisores perciben por las comisiones.

La compañía ha aceptado que la comisión se corresponda con el coste real de los servicios. Visa deberá realizar un estudio que determine los costes de las operaciones electrónicas internacionales, de la oferta de garantía de pago y del anticipo de crédito. Visa Unión Europea mostró ayer su satisfacción por la decisión de la UE, que supone no eliminar la tasa de intercambio, como pedía la patronal europea del comercio Eurocommerce. La compañía espera que 'las autoridades de competencia de cada uno de los países miembros de la UE tomen nota de sus conclusiones'. En España, hay una fuerte polémica porque los comercios denuncian que no se cumple la rebaja acordada de las comisiones y esta decisión puede ser un precedente favorable a Visa.

Sistema 'sin competencia'

Por su parte, el secretario general de Eurocommerce, Xavier Durieu, se declaró insatisfecho por la resolución de la UE porque supone que 'no se introduce ningún factor de competencia en el sistema, a expensas del consumidor'.

La Comisión Europea se opuso formalmente en septiembre de 2000 a una práctica comercial que permite a Visa fijar sus precios 'en secreto y sin transparencia'. La CE admite que estos acuerdos sobre comisiones interbancarias 'suponen una restricción de la competencia'. Pero reconoce que pueden obedecer a una lógica comercial que facilite las transacciones y redunde en beneficio del consumidor. 'Siempre que se fijen de modo razonable y equitativo', asegura el departamento de Monti.