Acuerdos

La UE y Mercosur aprueban un plan de negociación sin fecha para el acuerdo

La Unión Europea (UE) y el Mercosur, el bloque comercial suramericano compuesto por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, acordaron ayer 'un ambicioso programa de negociaciones comerciales', al final de la reunión cumbre celebrada durante dos días en Río de Janeiro.

El encuentro, en el que participaron los comisarios de Exteriores, Chris Patten, y de Comercio, Pascal Lamy, junto a los ministros de esas dos carteras de los cuatro países del Mercosur, concluyó con la adopción de un programa progresivo de trabajo sobre todos los aspectos involucrados en la negociación comercial de ambos bloques.

Lamy, consultado por los periodistas en Río, comparó la agenda tratada ayer con un enmarañado 'plato de espaguetis'. Y señaló que 'primero debimos poner en claro ese plato de espaguetis y luego lo cortamos en trocitos sobre la mesa para ponerlo en orden'.

Al concluir la reunión, los comisarios declararon que 'el acuerdo alcanzado cumple el mandato que nos fue dado en la cumbre de Madrid para intensificar el proceso de negociación, lo que refleja claramente la importancia que ambas partes otorgan al proceso de integración regional entre la UE y el Mercosur'.

Ambas partes renovaron su apoyo a un amplio acuerdo que abarque el acceso al mercado para bienes, servicios, compras públicas e inversiones, así como normas y disciplinas en dichas áreas, y otros temas como la competencia, la propiedad intelectual, las medidas sanitarias y fitosanitarias y un acuerdo sobre vinos y licores.

'El acuerdo da a los negociadores un programa de trabajo claro y predecible para el futuro', según un comunicado de la Unión Europea dado a conocer ayer en Bruselas.

El ministro de Exteriores de Brasil, Celso Lafer, en nombre de la presidencia pro tempore del Mercosur, que acogió la cumbre en Río de Janeiro, consideró que 'el acuerdo de hoy [por ayer] da a los negociadores un programa de trabajo claro y predecible para el futuro'.

Esto supone que ambas partes creen en la posibilidad de alcanzar significativos e inéditos avances en sus negociaciones para superar las barreras arancelarias que traban el comercio entre los países europeos y el Mercosur. La principal petición de las naciones suramericanas es que la UE revise la política agraria común (PAC) y deje de subsidiar a sus agricultores.

Las próximas rondas de negociación tendrán lugar en el segundo semestre de este año y en 2003. En la segunda mitad del año próximo se espera lanzar la fase final de las negociaciones.