Planes de pensiones

La renta fija sirve de consuelo

Los planes de pensiones de renta fija están contribuyendo a paliar la avalancha de pérdidas en los fondos bursátiles

El mes de julio no ha empezado para los fondos de pensiones mejor que lo hizo el mes de junio. Las cotas mínimas alcanzadas durante el mes pasado en las valoraciones de los planes de pensiones se han visto rebasadas en estas dos primeras semanas del mes de julio, en las que los fondos de renta variable han profundizado un poco más sus pérdidas en un entorno de creciente volatilidad de los mercados.

Pero el deterioro de la renta variable tiene su contrapunto en los fondos de renta fija, cuya posición sigue consolidándose. En esta semana, los fondos con rentabilidades acumuladas superiores al 2% casi se han duplicado respecto a la semana anterior mientras los fondos de pensiones con rendimientos superiores al 1% han subido de forma significativa hasta superar los 60 fondos. No son desde luego rentabilidades atractivas, pero, en comparación con la tremenda caída que están experimentando los planes de pensiones de renta variable, su situación no deja de ser envidiable.

Los fondos de renta fija han cerrado el mes de junio con un rendimiento medio anual del 2,9%, pero en julio esta rentabilidad se está acelerando, según se está viendo en la trayectoria de los tipos de interés a largo plazo y en las cotizaciones de los activos de renta fija. La huida de flujos de inversión desde los mercados de renta variable hacia los de bonos está fortaleciendo las valoraciones de estos últimos y reforzando la rentabilidad de los fondos de pensiones que tienen en sus carteras este tipo de activos.

Tras la última bajada de los mercados de valores, los fondos de pensiones con rentabilidades positivas apenas llegan al centenar

La clasificación por rentabilidad absoluta a mediados de esta última semana, cuando ya llevamos transcurrido medio mes de julio, sitúa a unos 60 fondos de pensiones con rendimientos superiores al 1%.

En este grupo de destacados solamente hay cuatro de tipo mixto y ninguno de renta variable. Todos los demás son de renta fija. Los mixtos pertenecen a las tres categorías posibles: uno es de predominio de renta variable (precisamente el que mejor está soportando el negativo rumbo de la Bolsa, con una ganancia acumulada de casi el 8%), otro de renta fija de perfil bajo (menos del 15% de acciones en su cartera) y los otros dos pertenecen al segundo grupo, es decir, aquellos que tienen un porcentaje de renta variable entre el 15% y el 30% de su cartera total.

Los fondos de pensiones que presentan a estas alturas del año una valoración superior a la del cierre del pasado ejercicio no llegan a los 80. El resto se encuentra en pérdidas, con algunas caídas que superan el 30% en lo que va de año. Una docena de planes de pensiones del sistema individual se encuentra ya en esta situación y casi todos ellos registran pérdidas por segundo año consecutivo. Son los fondos que se lanzaron hace más de un año aprovechando la burbuja bursátil tecnológica.

La salida de este bache, que se está agrandando a medida que transcurre el año, va a resultar bastante complicada, ya que los fondos de pensiones de renta variable acumulan pérdidas anuales promedio que superan ya el 25%.