El mercado se queda en manos de los cazadores de gangas

La situación que se está viendo día tras día en la Bolsa es sorprendente. Hace años, los inversores se llevaban las manos a la cabeza cuando observaban que el índice más representativo de la Bolsa caía en una sesión más de un 2%. O todo lo contrario, la euforia era desmesurada si el porcentaje era a la inversa; es decir, al alza.

La crisis de confianza que se ha instalado este año ha dejado al margen a los inversores. Que el Ibex suba o pierda de un día para otro un 3% o 4% es algo a lo que casi se han acostumbrado los accionistas de cada una de las empresas que cotizan en la Bolsa. Los bandazos que están teniendo el Ibex, en concreto, no dejan lugar a dudas de que está en manos de los operadores de trading, que no son otros que los que operan a corto plazo. No hay más que echar un vistazo a lo que ha ocurrido en estas dos últimas sesiones.

El jueves el tono era positivo y compañías como Iberia o Amadeus ganaban el 4,88% y 11,75%, respectivamente. Ayer ocurrió todo lo contrario y estas mismas compañías cerraron la sesión con descensos del 4,07% y 8,45%. El volumen de negocio del Ibex, pese a ser día de vencimiento de futuros, fue muy flojo, de 1.527 millones de euros.

'Los movimientos tan bruscos que están teniendo los mercados es por la incertidumbre. Los inversores aprovechan las sesiones al alza y venden rápidamente sin arriesgar, porque la situación no invita a ello', comenta Ramón Carrasco, responsable de renta variable internacional de Beta Capital MeesPierson.

El experto explica también cómo en los últimos días se ha producido un trasvase de dinero. 'Al principio hubo posiciones muy rápidas hacia los valores defensivos con los casos de enronitis o los profit warnings [advertencias a peor sobre los resultados]. Después ha habido un movimiento de flujo de dinero hacia aquellos sectores más penalizados como son las telecomunicaciones; todo esto ha incrementado la volatilidad.'

Carrasco añade que los inversores cada día se preguntan si se ha tocado suelo, en el caso de que la Bolsa baje, o comienza la recuperación tras una sesión de fuerte rebote. El experto no encuentra respuesta a tal pregunta, al igual que otros analistas. 'Estamos en tierra de nadie y nos encontramos ante una situación en la que sólo nos queda esperar', dice.

La Bolsa en lo que va de mes ha tenido sesiones en las que ha bajado un 4,91%, 4,52%, 2% o 3,22%. También las ha habido positivas, del 5,86%, del 3,73% o del 1,43%. El Ibex ha tocado en julio los 7.000 puntos y ayer cerró en 6.420,40 y en mínimos.