Laboral

Rato acepta reunirse con los sindicatos el próximo día 26

La finalidad de esta reunión es intentar limar asperezas entre Gobierno y sindicatos y tratar de retomar el diálogo social de cara a futuras reformas, ya que el Gobierno ha aclarado a los líderes sindicales, por boca del ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, que piensa seguir adelante con la reforma de la protección por desempleo, desencadenante de la huelga general del 20-J.

De hecho, ayer el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el propio Rodrigo Rato se refirieron a la disposición del Ejecutivo a restaurar el diálogo para avanzar en las reformas pendientes, con el objetivo de alcanzar el pleno empleo. Aznar confía en que después del encuentro entre los sindicatos y el nuevo titular de Trabajo 'se haya recuperado el diálogo social'.

José María Fidalgo y Cándido Méndez aprovecharán el encuentro con Rato para comunicarle que los sindicatos mantendrán las movilizaciones mientras el Gobierno no dé 'marcha atrás' con la reforma, pese a que, como le indicaron a Zaplana, mantendrán los ámbitos de negociación que hay abiertos o que se puedan abrir en el futuro sobre otros temas.

Los dirigentes de CC OO y UGT pedirán al vicepresidente que les aclare si el Gobierno piensa retomar su idea de reformar la negociación colectiva, proyecto que quedó 'aparcado' a finales de 2001, tras el acuerdo interconfederal de moderación salarial suscrito entre patronal y sindicatos, que debe ser revisado a partir de octubre. A este respecto, Zaplana aseguró que el Gobierno respetará el acuerdo suscrito entre los interlocutores sociales, así como su posible prórroga para 2003.

Negociación colectiva

El presidente de la patronal CEOE, José María Cuevas, también dijo ayer que cree posible retomar el diálogo social. Sin embargo, para ello, cree necesario separar 'la falsa querella entre sindicatos y Gobierno' de las 'relaciones laborales sin aditamento político entre empresas y trabajadores'.

Cuevas, que ayer asistió a la presentación de los resultados de Vallehermoso, coincide con el Gobierno en que es necesaria una 'reforma estructural importante', pero aseguró que una reforma unilateral de la negociación colectiva por parte del Gobierno sería un 'disparate'.

Rato aprovechó también su intervención de ayer para reiterar la previsión oficial de crecimiento de la economía española para este año, fijada en el 2,4%. 'Todas las previsiones, de la Comisión Europea y de las instituciones financieras internacionales públicas y privadas, indican que ésta es una cifra realizable', declaró al término de su comparecencia en el foro organizado por las Cámaras de Comercio sobre la ampliación de la Unión Europea.

El ministro recordó que el Gobierno aún no ha cerrado el cuadro macroeconómico para este año, si bien precisó que los datos 'microeconómicos' apuntan al mantenimiento del crecimiento en un entorno de desaceleración mundial, e incluso de recesión, en el caso de Alemania.

En su opinión, la economía española 'es una de las más dinámicas en creación de empleo en Europa', gracias a las últimas reformas laborales acometidas con participación de los interlocutores sociales. 'Mantener tasas positivas de empleo, incluso con crecimientos inferiores al 2,5%, indica que las reformas laborales en los últimos seis años, todas ellas realizadas con concurso de los interlocutores sociales, algunas con acuerdo y otras sin él, han producido efectos muy positivos en la creación de empleo estable', señaló.

El Ejecutivo 'está convencido de que la mejor política social es la creación de empleo, que exige reformas moderadas y constantes'. El ministro constató así la voluntad del Gobierno de seguir impulsando el proceso de reformas en el ámbito de las relaciones laborales.