Comercio Exterior

El sector turístico aportó el 1% de la inversión en el exterior en 2001.

Dos cadenas hoteleras, Sol Meliá y Barceló, controlan más de la mitad de las plazas hoteleras en el extranjero, que se concentran en Europa y el Caribe.El sector turístico, uno de los considerados escaparates de la economía española en el exterior y que tienen mayor capacidad de arrastre en exportaciones inducidas, invirtió 7,35 millones de euros fuera de nuestras fronteras en el año 2001, cifra equivalente al 1% de la inversión global española en países extranjeros durante el último ejercicio.

A pesar de ser la primera industria nacional, que aporta el 12,1% del PIB y el 10% del empleo, y de la atomización que caracteriza a este sector, la presencia de las empresas turísticas españolas en el exterior es todavía limitada, con excepción de las cadenas hoteleras.

Los datos del estudio Oportunidades para la internacionalización de la empresa turística española, realizado por el Instituto Español de Comercio Exterior (Icex), muestran como 'sólo dos cadenas controlan más de la mitad de las plazas hoteleras gestionadas por empresas españolas en el extranjero'. Se trata de Sol Meliá, que concentra el 42,4% de las plazas, y de Barceló, que tiene el 10,8%.

Si a ellas se añaden Riu Hoteles, con el 9,1% del total de las plazas en el extranjero, Iberostar (8,3%) y Occidental Hoteles (7,6%), 'resulta que cinco cadenas controlan el 80% del total

Una concentración que se puso de manifiesto en las recientes jornadas sobre Turismo e internacionalización organizadas por la Cámara de Comercio de Madrid y que llevó al subdirector de Cooperación e Internacionalización de la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo, Antonio Nieto, a afirmar que la inversión exterior puede ser una 'buena vía de salida' a los 7.500 millones de euros de beneficios anuales de las hoteleras españolas.

La concentración es también la característica fundamental del sector en lo que respecta a la distribución geográfica de las inversiones exteriores, como demuestra el hecho de que el 54,9% de los 600 establecimientos hoteleros abiertos fuera de nuestras fronteras se concentra en América Latina y el Caribe. Europa, con un 28,9% del total, es el segundo destino en importancia .

La marca única

Los datos oficiales del sector apuntan a que las cadenas hoteleras españolas tienen hoy 126.000 habitaciones en el exterior, un tercio de su oferta total. Un esfuerzo que en opinión de Antonio Nieto debe potenciar para dotar al sector turístico español de una posición más equilibrada respecto a los grandes grupos turísticos internacionales, dado que 'los procesos de globalización podrían dejar en un posición de subordinación a las empresas españolas en relación a los grupos internacionales y debilitar la posición estratégica del sector español'.

A este respecto, Luis Briones, socio internacional de Baker & Mckenzie, y el socio director de Arthur Andersen, Javier Jiménez, insistieron, en la Cámara de Madrid, en la necesidad de crear una marca homogénea del turismo español, que identifique un 'producto sólido'.

'Las operaciones en el exterior de grupos españoles seguirán existiendo pese a los atentados del 11 de septiembre y de la ralentización de la economía', apuntó Jiménez, quien recordó que 'hace cinco años no se veían operaciones de empresas turísticas españolas de 300 o 500 millones de euros para adquirir cadenas extranjeras, una situación que hoy ha cambiado'.

El superávit de la balanza turística, que tradicionalmente ha servido para financiar parte o la totalidad del déficit comercial (un 70% en 2001), se verá este año afectado por la moderación en los ingresos por turismo que las últimas previsiones del Gobierno estiman que serán un 2% superiores a los 36.704,9 millones de euros alcanzados el año pasado.

Aunque las cifras de entradas de turistas hasta mayo muestran un ligero crecimiento respecto a los mismos meses de 2001 y las estimaciones para la temporada de verano mantienen una tendencia similar, el secretario general de Turismo, Juan José Güemes, explica que este mínimo aumento en las llegadas 'se está logrando a base de una moderación, y en ocasiones, reducción, de los precios hoteleros', que se traducirá en una subida menor de los ingresos.

En los últimos años los ingresos por turismo han crecido a tasas interanuales cuatro veces superiores a las de las entradas y aunque la previsión de incremento para 2002 es casi cinco puntos inferior al 8,9% de 2001, permitirá duplicar el aumento previsto en las entradas y nos mantendrá por encima de nuestros competidores.