ANÁLISIS

Sigue sin observarse un mejor tono en el mercado laboral estadounidense en junio.

Empleo no agrícola: 36 m. Previsión: 68. Anterior: 24 (r-). Tasa de paro: 5,9%. Previsión: 5,9%. Anterior: 5,8%.

La recuperación de la actividad que está teniendo lugar en EE.UU. no está teniendo el vigor necesario para provocar un cambio claro de tendencia en el mercado laboral. Así lo ponen de manifiesto los datos de empleo no agrícola de junio, que recogen una creación de empleo neta de 36.000 empleos, mientras que el dato de mayo se ha revisado a la baja hasta 24.000 empleos (la estimación anterior arrojaba 41.000 empleos). En lo que llevamos de año, se han destruido 150.000 puestos de trabajo, cifra claramente inferior a la de la segunda mitad de 2001, cuando se destruyeron 1.218.000 puestos de trabajo, pero que sigue reflejando una clara falta de dinamismo del mercado laboral. En cuanto a la evolución de los diferentes sectores, se sigue destruyendo empleo en manufacturas, aunque el ritmo de destrucción en el inicio de 2002 es sensiblemente inferior al registrado a lo largo de 2001. Sin embargo este menor deterioro del sector manufacturero no se está viendo acompañado de una mejoría en el ámbito de servicios, que sigue creando empleo a un ritmo claramente inferior al de otros periodos de expansión (la media de los últimos 10 años es de creación semestral es cercana al millón de empleos frente a apenas 242.000 en la primera mitad de 2002). Esto provoca que, en términos porcentuales apenas se produzcan variaciones, y se sigan registrando tasas de retroceso interanual del 1%, tan sólo tres décimas por encima del mínimo registrado en febrero. Además, la evolución del componente de empleo de índice de clima empresarial en servicios, conocido esta semana, apunta a que la debilidad del empleo en servicios podría continuar en los próximos meses.

La estabilización del mercado laboral no impide que continúe el repunte de la tasa de paro, que se sitúa en el 5,9% frente al 5,8% registrado en mayo. Este comportamiento se ha producido por el efecto conjunto de un aumento de 73.000 personas en el número de parados, y mientras que la población activa desciende en más de 240.000. En cualquier caso, hasta que el mercado laboral no cobre un mayor dinamismo, la tasa de paro puede seguir aumentando, pudiendo llegar en los próximos meses a rebasar el 6% alcanzado en abril. En cuanto a las ganancias salariales, el crecimiento mensual ha superado las expectativas al crecer cuatro décimas en términos mensuales, lo que sitúa la tasa interanual en el 3,2%, mínimo desde 1996. A medio plazo, el fuerte crecimiento de las ganancias puede, de prolongarse en el tiempo, introducir tensiones en materia de precios. No obstante, a corto plazo, esto servirá de apoyo adicional al gasto en consumo, contribuyendo a asentar el crecimiento de la demanda final en EE.UU. hasta que la recuperación del mercado laboral cobre un mayor dinamismo.