Comunidad Valenciana

Celsa vende la división electrónica y planea reducir un tercio de la plantilla

La empresa valenciana Celsa Aparatos de Medida, controlada en un 80% por los fondos de inversión Axis Participaciones Empresariales y Bridgepoint Capital, ha acordado la venta de su filial Celsa Montajes Electrónicos, compuesta por una plantilla de 62 personas, con lo que avanza en la desmembración de lo que fue una prometedora empresa de material eléctrico.

Según fuentes sindicales, 'la empresa está en crisis desde hace años y los fondos de inversión que apostaron por ella han decidido venderla por partes para sacar algo de provecho'. La empresa no ha respondido a las reiteradas llamadas de este periódico.

La antigua Celsa-Eichhoff fue creada en 1996 por la fusión de Celsa Construcciones Eléctricas de Levante y Eichhoff Española, de origen alemán. En la operación intervino el fondo de capital riesgo Natwest Ventures, que posteriormente vendió su participación.

La compañía fusionada, que contaba con una plantilla cercana a las 400 personas, cerró con pérdidas sus ejercicios desde el primer momento hasta el del año 2000 -las cuentas del ejercicio pasado, recién aprobadas por la junta de accionistas, no han sido desveladas-. En este periodo de cinco años acumuló unos números rojos de 7,46 millones de euros.

Ante esta situación, la empresa decidió en 2001 vender la división de relés -circuitos-, la más rentable según fuentes sindicales, que tenía 160 empleados. Para ello creó la filial Eichhoff Relés y la vendió en mayo de 2001 a la multinacional italiana Finder, que inmediatamente inyectó 0,9 millones de euros en su nueva filial.

La venta de Celsa Montajes Electrónicos, fabricante de tarjetas de ordenador y cable informático, fue presentada a la junta de accionistas la semana pasada, pero según fuentes sindicales se había materializado a principios de este año. El comprador, según estas fuentes, es un empresario llamado Luis Puras.

Tras desprenderse de estas dos actividades, el negocio de Celsa Aparatos de Medida, nombre de la sociedad desde la venta de Eichhoff Relés, continúa sin ser rentable para sus accionistas, que el pasado mes de mayo presentaron un expediente de regulación temporal de empleo para toda la plantilla, compuesta por 150 personas. La empresa, ubicada en la ciudad de Valencia, está funcionando en semanas alternas desde principios de junio.

Además, la dirección ha presentado al comité de empresa un expediente de extinción de entre 45 y 50 contratos. El comité lo ha rechazado, por lo que será la Generalitat Valenciana la que tendrá que decidir sobre las condiciones del expediente.

Según fuentes sindicales, el motivo que esgrime la dirección de la compañía para prescindir de un tercio de la plantilla es que la empresa no es viable con la estructura que tiene actualmente.