Acuerdo

El nombre Andersen desaparecerá en España tras la fusión con Deloitte

La fusión de Andersen y Deloitte & Touche en España, que previsiblemente concluirá el próximo otoño, supondrá la creación de una nueva compañía de la que habrá desaparecido completamente el nombre Andersen. En este proceso, uno de los pasos que se han dado es la transformación de Arthur Andersen de sociedad comanditaria en sociedad limitada. Por otra parte, la venta de la división de consultoría de Andersen a la norteamericana KPMG Consulting Inc. (KCIN) abre la posibilidad a una nueva integración con la española KPMG Consulting.

La integración de Andersen y Deloitte & Touche supondrá no sólo el pase de 2.500 profesionales de la primera compañía a la segunda, sino también la desaparición definitiva del nombre de Andersen en la nueva empresa. Esta fusión, que estará concluida previsiblemente para el próximo otoño, conllevará la creación de una nueva sociedad cuya denominación exacta no está decidida, pero que girará en torno a la firma Deloitte & Touche y de la que se eliminará la referencia a Andersen, ya que esta firma ha quedado tocada tras el escándalo Enron.

Como paso previo a la integración, Arthur Andersen ha procedido a transformar lo que era una sociedad comanditaria en sociedad limitada, siguiendo así la misma dinámica que ya iniciaron hace tiempo todas las auditoras, incluida Deloitte & Touche. Además, Andersen llevará a cabo una operación acordeón (reducción y posterior ampliación de capital social) antes de formalizar la fusión.

Una vez que esté concluido el proceso, la nueva Deloitte contará con unos 3.500 profesionales (2.500 de Andersen más un millar de Deloitte & Touche).

También, como paso previo a esta operación, Andersen ha propiciado la segregación de su división de consultoría tecnológica y de implantación de sistemas que cuenta con 22 socios y unos 800 profesionales, según se hizo público el miércoles por la noche cuando se anunció la compra de esta división por parte de la estadounidense KCIN. Lo que Andersen mantendrá en Deloitte son aquellas actividades que tienen que ver con el control y gestión de los riesgos, así como aquellos negocios que están más cerca de la auditoría. Esta parte es la que mayor facturación aporta al conjunto de la compañía. De hecho, lo que se ha vendido a KPMG Consulting Inc. (KCIN) representa sólo unos 82 millones de euros en volumen de negocio.

KPMG Consulting

Pero la adquisición de la división de consultoría de Andersen por parte de KCIN abre ahora una nueva posibilidad a otra integración. Actualmente, en España existe una sociedad que se denomina KPMG, que está dedicada a la auditoría, y otra denominada KPMG Consulting, cuyo negocio principal es la consultoría pero que está participada de forma minoritaria por la primera.

La relación entre KPMG Consulting y KPMG Consulting Inc. (KCIN) se limita a un determinado modus operandi y a una marca común, ya que no existe vinculación societaria entre ellas.

Sin embargo, tras la adquisición por parte de KCIN de la división de consultoría de Andersen, en España podría haber dos sociedades dedicadas a la misma actividad y con nombres prácticamente iguales. Esto, sin embargo, podría evitarse si concluyen de forma positiva las negociaciones que actualmente se están llevando a cabo entre KCIN y KPMG Consulting, ya que la norteamericana está interesada en adquirir a la española. Esta operación se enmarca dentro de una estrategia más amplia por parte de la sociedad estadounidense (cotiza en Bolsa) de implantarse en el mercado europeo. Para ello, ha decidido negociar la compra de aquellas empresas KPMG Consulting que existen en diversos países del Viejo Continente, entre ellas la española.

Si esta compra llegara a materializarse, KCIN podría integrar la división adquirida a Andersen con KPMG Consulting España, lo que generaría un grupo con más de 1.100 profesionales.