Privatización

El PSOE exige que se paralice la venta de Trasmediterránea por las 'irregularidades'

El diputado y portavoz del Grupo Socialista en la subcomisión de privatizaciones del Congreso, Antonio Cuevas, señaló ayer la necesidad de que la SEPI paralice el proceso de privatización de la naviera pública Trasmediterránea, debido a la 'sucesión de irregularidades' que, en su opinión, se han yuxtapuesto en el programa de venta de la empresa.

Cuevas se refirió, en declaraciones a Europa Press, a las relaciones de intereses entre los concurrentes en el concurso, que obligaron a la SEPI el pasado día 28, a decidir la revocación del mandato al banco asesor en la operación, el Santander Central Hispano Investment.

El diputado socialista criticó la vinculación entre el ex ministro Abel Matutes y Juan Abelló con el citado banco, del que son consejeros, y mencionó otros 'vasos comunicantes' entre uno de los oferentes y el ministro de Economía, Rodrigo Rato, y entre Andersen Consulting, que valoró la naviera, con alguna empresa del Grupo Matutes.

Para Cuevas, el proceso está 'tan plagado de coincidencias extrañas' desde el inicio de la convocatoria de la privatización en octubre de 2001 que no es suficiente con sustituir al banco asesor de la SEPI en la privatización. 'Desde el principio, las bases han sido poco transparentes, lo que ha desincentivado a muchos oferentes y ha jugado en favor de ciertos grupos'.

La confusión entre los ofertantes es grande dado que, aseguran, la SEPI les ha seguido solicitando compromisos adicionales una vez presentada la propuesta vinculante. En concreto, se ha pedido que definan la política que seguirán en cuanto a la permanencia del equipo directivo. Igualmente desconocen la validez que podrán tener las mejoras de las ofertas económicas que se han realizado fuera de plazo. Algunos ofertantes temen que la adjudicación se comunique en agosto.