Turismo

El puerto de Barcelona centra la actividad

El puerto de Barcelona ha dejado de concentrar el grueso de su tráfico de cruceros entre los meses de mayo y junio y ha incrementado la afluencia de cruceristas y de escalas durante los primeros meses del año, en los que el puerto recibía un menor tráfico de viajeros. Durante el primer cuatrimestre del año, el puerto de Barcelona registró una afluencia de más de 90.000 viajeros, un 90% más que los alcanzados en el mismo periodo de la temporada pasada. La capital catalana acogió un total de 84 escalas entre enero y abril.

El incremento de pasajeros de cruceros durante los meses de invierno se debe a 'los esfuerzos del puerto para desestacionalizar la temporada e impulsar la llegada de cruceros durante todo el año', aseguran fuentes del organismo.

El objetivo de la entidad es presentar la capital catalana ante las compañías como un destino alternativo al mar Caribe durante los meses de invierno y a la Europa del Norte durante verano. Durante 2002, el puerto también espera atraer a un mayor número de cruceristas españoles, ya que durante los últimos dos años el número de pasajeros españoles ha crecido frente al de viajeros norteamericanos gracias a la entrada en el mercado de las compañías Spanish Cruise Line y Pullmantur. La afluencia de cruceristas españoles superó los 100.000 el pasado año.

El puerto de Barcelona prevé finalizar esta temporada con una cifra de 700.000 pasajeros de cruceros, lo que supone un 15% más que los registrados en 2001.

El nivel de reservas para este verano del grupo alemán Preussag, que ayer ha cambiado su nombre a TUI, es hasta ahora un 7,2 % inferior al registrado en el mismo periodo del año anterior, según informó ayer el presidente, Michael Frenzel, en la junta general de accionistas celebrada en Hannóver (Alemania). Preussag ha confirmado su intención de vender a corto plazo su división energética y su deseo de adquirir el grupo francés Nouvelles Frontieres.