Reunión

Aznar pide al G-8 que mencione a Argentina y Brasil

El presidente del Gobierno español y presidente de turno de la UE, José María Aznar, pidió ayer al primer ministro canadiense y anfitrión de la Cumbre del G-8, Jean Chretien, que se haga especial mención en el marco de las reuniones a la crisis de Argentina y a la situación brasileña dado el temor que existe a que la crisis argentina se traslade también a Brasil. Aznar hizo este llamamiento a Chretien en el curso de la reunión bilateral celebrada ayer entre Canadá y la UE poco tiempo antes de que quedara inaugurada la Cumbre del G-8 en la localidad montañosa de Kananaskis, situada a unos 100 kilómetros de Calgary y que reúne a los jefes de Estado y Gobierno de EE UU, Francia, Italia, Reino Unido, Japón, Alemania, Canadá y Rusia, así como a Aznar y a Prodi en calidad de observadores por la UE.

De esta forma, fuentes gubernamentales españolas confirmaron que en el debate que los líderes del G-8 dedicarán al crecimiento económico y el desarrollo sostenible, Aznar lanzará un mensaje de confianza en el futuro de la economía argentina y subrayará la necesidad de respaldar a este país en el desarrollo de sus reformas. Defenderá, asimismo, que el comunicado final incluya una referencia a la confianza que para el G-8 merece la economía de Brasil, en su momento actual y en el futuro.

En el análisis de los trabajos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), los dos jefes de Gobierno son partidarios de no revisar de momento la estrategia diseñada en la ronda de Doha.

En dicho encuentro bilateral Chretien también informó a Aznar y a Prodi de que propondrá al resto de los integrantes del G-8 aumentar entre 500 y 800 millones de dólares la ayuda monetaria para aliviar la deuda de los países menos desarrollados y paliar factores externos como la caída de los precios.