Ibex 35

La Bolsa rebota un 1,84% en medio del escepticismo

Subidas con escaso convencimiento, al menos en lo que afecta a la Bolsa española, dada su mayor exposición a Latinoamérica. La mayoría de los analistas considera que el recital de caídas de los mercados se debe, ante todo, a una crisis de confianza que se agudiza a medida que pasa el tiempo y los índices no se recuperan. La pérdida de confianza ha estado provocada por unos resultados empresariales peores de lo previsto, problemas en Latinoamérica y tensión en Oriente Próximo.

'La subida de ayer en el Ibex no fue nada consistente. Una sesión es una sesión. Tiene que haber un giro radical desde distintos frentes para que haya un trasvase de dinero de los mercados monetarios hacia los de renta variable', comentaba ayer Jordi Falgueras, de Gaesco Bolsa. Mientras que este momento llega, el experto aconseja tranquilidad y mucha prudencia; sobre todo para no dejarse influenciar por el efecto arrastre que producen descensos como el del lunes.

Ayer, José Luis Martínez, de Citigroup, reclama noticias positivas para una Bolsa carente de ellas. 'Seguimos esperando un periodo de relativa calma en los mercados. Pero mucha cautela, las Bolsas están llenas de osos con ganas de aprovechar cualquier subida para deshacer posiciones', comentaba.

Y el día jugó en contra de las peticiones de este experto, porque se conoció que la confianza empresarial en Alemania cayó a 91,3 puntos en el mes de junio, mientras que las apuestas apuntaban por una subida, hasta los 91,9. El mismo dato se daba a conocer también en Estados Unidos. De esta parte las cosas tampoco fueron demasiado positivas. Dicho índice cayó hasta 106,4 puntos, aunque el dato consoló en parte a los inversores, puesto que el consenso apostaba por un descenso hasta los 106 puntos.

Los expertos de Safei muestran la misma prudencia que sus homólogos. 'A pesar de los recortes de los últimos días y que algunos focos de tensión van suavizándose lentamente, nos mantendríamos a la expectativa. En nuestra opinión, el factor psicológico, la desconfianza empresarial, sigue siendo el mayor riesgo de los mercados', explicaban.

Los analistas de Espírito Santo no se muestran nada optimistas en el corto plazo. 'Pensamos que podría haber un rebote al acercarnos a los mínimos del 21 de septiembre del pasado ejercicio', comentaban.

Pendientes de la Fed

Una de las citas claves para los inversores es la de mañana. Los mercados no esperan que salga nada de la reunión que mantendrá la Reserva Federal a media tarde. Las apuestas se centran en que Alan Greenspan se inclinará por una postura neutral. 'Con una situación como la actual es imposible que la máxima autoridad monetaria se decante por una subida de tipos de interés, y el mercado tampoco espera una rebaja', explica Jordi Falgueras, de Gaesco.

La jornada de ayer empezó con mucha fuerza, pero con en el transcurso del día las subidas se suavizaron. El Ibex terminó con una ganancia del 1,84%, que estuvo apoyada en un volumen de negocio aceptable. Se intercambiaron acciones por valor de 2.481 millones de euros. La poca consistencia de la subida quedó constatada en el movimiento del índice. La euforia de la apertura le llevó a ganar hasta un 2,78%.

La recuperación de Wall Street en la víspera animó las compras en Europa ayer. Todos los mercados financieros concluyeron al alza. Cac se llevó la mejor parte, con un ascenso del 2,65%. Dax, Footsie y MIB-30 avanzaron el 1,84%,1,96% y 1,54%. La subida del Ibex no mostró el entusiasmo de las otros índices. Y todo pese a que las Bolsas latinoamericanas daban tregua a los inversores españoles. El Merval subía más de un 3% a media sesión, mientras que Brasil lo hacía casi en un 1%.

Los sectores tecnológicos y de telecos, los más vapuleados desde hace meses, tuvieron una sesión con alzas, del 3,27% y 2,70%, respectivamente. Telefónica participó en gran medida en la recuperación del Ibex tras ganar un 2,21%.

La última subida suaviza las pérdidas de los índices acumuladas, sobre todo, en junio. Pero los porcentajes siguen estando por encima del 15% en el año.

Recomendaciones negativas para los dos grandes bancos

Telefónica, SCH y BBVA fueron ayer centro de atención preferente, puro morbo en muchos casos, debido a los varapalos espectaculares que soportaron el lunes. El desarrollo de éstas durante la jornada fue de más a menos para terminar en manos de los especialistas en arbitraje en el periodo de coincidencia operativa con Wall Street. La operadora cerró la tanda con una subida del 2,21%, a 8,33 euros por título, mientras SCH ganó un 5,07%, a 7,87 euros, y BBVA, un 0,09%, a 11,18 euros. Dentro del grupo Telefónica, TPI terminó con una subida del 5,56%; Terra, con el 4,14%, mientras Telefónica Móviles bajó un 0,71%. Lo destacado ayer, en esta relación, fue el momento, especialmente difícil, que viven los dos grandes bancos debido a la presión que ejerce el entorno bancario internacional, muy debilitado en las últimas semanas y, también, por el cambio a peor en el capítulo de recomendaciones efectuadas por firmas de análisis de prestigio. Schroders Salomon Smith Barney rebajó ayer las recomendaciones sobre ambas entidades desde mejor que el mercado a neutral. Para muchos este cambio en la recomendación equivale a vender, máxime si va acompañada, como sucede ahora, de un recorte en los precios objetivo por acción. El de SCH lo fija en 7,8 euros desde los 11,3 que tenían proyectado antes y el de BBVA en 12 desde los 15,1 euros previos.