Tasas

Las comisiones por el uso de tarjetas en la UE, más bajas desde el lunes

Las comisiones por sacar euros de los cajeros automáticos o por comprar con tarjeta en otros países de la Unión Europea no podrán ser superiores a las que cobran las entidades financieras en el ámbito nacional. El reglamento de la Comisión Europea que incluye esta norma entra en vigor el próximo lunes, 1 de julio.

La normativa sobre pagos transfronterizos fue aprobada por la Comisión el 26 de noviembre del año pasado. Según explicó ayer esta institución comunitaria en un comunicado, supondrá una gran ventaja y un importante ahorro para los ciudadanos españoles que se desplacen habitualmente a otros países de la Unión por vacaciones o por motivos de trabajo.

Hasta ahora, sacar 100 euros de un cajero fuera del territorio español suponía pagar al banco extranjero una comisión media de cuatro euros. Las entidades financieras españolas cobran una comisión cuando el usuario utiliza un cajero que no pertenece a su banco o caja o a la misma red de cajeros (Servired, Euro 6000 o 4B). El recargo suele estar en un mínimo de 50 céntimos hasta un máximo que cobran algunas entidades superior a los dos euros.

Para la banca, la entrada en vigor de este reglamento supondrá una bajada de ingresos que ya prevén compensar con otras comisiones.

La negociación para aprobar esta normativa estuvo marcada por la presión que intentaron ejercer las entidades financieras europeas, reacias a igualar las comisiones y perder así parte de su facturación en esta partida. La Federación de Banca Europea ya lanzó la amenaza de subir las comisiones nacionales.

Propuesta de la banca

Los bancos europeos llegaron a proponer a la Comisión Europea autoimponerse una rebaja escalonada de las comisiones por los pagos intraeuropeos. Pero, finalmente, los Estados miembros de la UE tomaron la decisión de desarrollar la norma por vía reglamentaria. De esta forma, la aplicación es mucho más rápida, ya que, a diferencia de lo que ocurre con las directivas, los países no tienen que elaborar una norma propia para adaptar su legislación a la europea.

Este reglamento también impone a la banca igualar las comisiones que cobran por las transferencias transfronterizas a las nacionales a partir del 1 de julio del próximo año.

Con esta normativa, la Comisión pretende crear una zona de pagos única con el fin de que los ciudadanos europeos puedan aprovechar al máximo las ventajas de la moneda única.