José Manuel Bermejo

'En el trabajo hay que divertirse'

José Manuel Bermejo, vallisoletano de 52 años, sostiene que desde hace tres años, los mismos que lleva como consejero delegado, Parques Reunidos ha ganado en dinamismo y ha perdido toda la rigidez que le impedía crecer en el sector del ocio

Está orgulloso de haber llegado a un acuerdo con el Real Madrid para crear una zona temática en el año del centenario. José Manuel Bermejo, vallisoletano de 52 años, trabaja con vistas al bosque del Parque de Atracciones de Madrid y disfruta como un niño cuando cuenta los planes de expansión y las nuevas atracciones que componen el conglomerado de Parques Reunidos. Hace poco más de tres años que ocupa el puesto de vicepresidente y consejero delegado de esta compañía -nada más aterrizar en ella se encargó de su salida a Bolsa-, es ingeniero superior agrónomo y máster en Gerencia de Empresas por el Instituto de Empresa de Madrid. Con anterioridad trabajó como presidente y consejero de la empresa de distribución Midesa. También fue subdirector general de banca comercial en el Banco Hispano Americano. No es nada humilde cuando asegura que, a pesar de la competencia tiene previsto duplicar la compañía en los próximos tres años.

Pregunta. En apenas tres años ha duplicado con gran éxito la compañía, ¿cómo se consigue esto?

Respuesta. Hay que distinguir que no es lo mismo gestionar una compañía que se dedica al sector industrial, un banco o una empresa logística. No es lo mismo cómo se hace funcionar una empresa de servicios que otra que no lo es. Creo que el secreto puede estar en el trabajo en equipo. Hemos transformado los equipos promocionando a gente de la plantilla. æpermil;sta era una plantilla que había adolecido de no haber dado oportunidades a los empleados. Había muchos dinosaurios, aburridos de que nadie les hubiera dado una oportunidad. Y ahora tenemos un equipo dinámico, joven y transparente. Por tanto, el éxito o el fracaso es de todos. Hemos conseguido involucrar a todo el equipo en un trabajo que yo considero apasionante. Otro tipo de compañías están mucho más centradas en el organigrama, en los costes, y en una empresa de ocio tienes que estar más pendiente de la creatividad y de la capacidad para crear equipo. Buscamos, ante todo, la calidad de servicio, que nuestra gente sea permeable a que el visitante sea tratado bien.

P. Tienen en contra a unos competidores muy fuertes, como puede ser Warner.

R. No nos preocupa en absoluto. No tenemos ningún temor a las multinacionales. El concepto de competencia nos lo ponemos nosotros mismos. Y bienvenidos todos los que quieran adentrarse en este negocio. No tenemos ningún problema.

P. Una parte importante de los empleados de Parques Reunidos son temporales, ¿cómo consiguen crear cultura de empresa?

R. Eligiendo muy bien. Buscamos a universitarios, aunque sean temporales queremos gente bien formada y la cultura de la compañía se transmite de arriba abajo. El directivo en esta empresa tiene que ser accesible, permeable y debe saber transmitir las cosas. Si todo esto se hace, la organización termina siendo transparente. Odio los macutos, a aquellos que generan rumores. Me gusta la transparencia y con ella evito que se propaguen noticias o informaciones inexactas que puedan generar malestar. El personal de temporada puede acabar quedándose en la compañía. Hace poco necesitábamos a un abogado y hemos contratado a un licenciado en Derecho que había trabajado con nosotros.

P. ¿Le gusta crear cantera?

R. Tenemos una cantera importante de universitarios, a los que hemos visto atendiendo a clientes y que tienen la posibilidad de desarrollar su carrera profesional dentro de la compañía. Empiezan atendiendo al cliente o una atracción. Si empiezas trabajando desde abajo es cuando se puede llegar a aportar mucho a una compañía. Se tiene un conocimiento mucho más amplio de los problemas que atañen a la empresa. Cada año se suele quedar media docena de personas de las que han trabajado con contratos temporales.

P. ¿Qué perfil busca?

R. Además de formación, pedimos disponibilidad para estar en contacto con la gente, que sea dialogante, que tenga buena presencia, empatía y simpatía, habilidad para tratar con la gente y que lleve una vida sana.

P. ¿Qué cree que ha aportado usted a Parques Reunidos?

R. Esta empresa necesitaba un salto importante para ser líder dentro del sector de ocio. Había una estructura muy rígida y se ha cambiado. Aquí nadie defiende su silla. La mía está a disposición del que se quiera sentar en ella. Y quien quiera sentarse lo va a pasar mal. Soy experto en desmontar estructuras y cualquier idea o decisión es siempre bienvenida. He procurado descentralizar la toma de decisiones. Saber delegar es muy importante, sobre todo cuando quieres optimizar la organización. Hay que tener mucha cintura, hay que saber adaptarse a las novedades. Y luego hay otra cosa y es que creo en la promoción interna de los profesionales de la compañía. Me gusta dar oportunidades. Creo en la valía de las trayectorias personales. Es bueno que los profesionales sepan que en la empresa en la que trabajan pueden desarrollar su carrera profesional.

P. A la vista de su currículo, es usted bastante polifacético como directivo. Ha ocupado distintos puestos en sectores tan dispares como el agrícola, la banca o ahora el de ocio.

R. Lo que ocurre es que siempre he empezado a trabajar en un proyecto con ilusión, sin importarme el sector. En el trabajo hay que divertirse y tener ilusión. El ocio es un negocio de pesetillas, tienes que cuidarlas porque en cuanto te deslizas se resiente. A mí me ha servido pasar por tantas compañías porque de esta manera tengo una visión más global de lo que es una empresa. Y soy un afortunado porque tengo la suerte de dirigir una compañía como si fuera la mía. En la banca sólo los presidentes toman las decisiones.