Seguridad

Aviones de la OTAN vigilarán la cumbre europea

El ministro español de Defensa, Federico Trillo, afirmó ayer que la Cumbre europea de Sevilla contará con las medidas de seguridad 'normales' para ese tipo de eventos.

En una conferencia de prensa celebrada durante la reunión de primavera de los ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas, Trillo dijo que España tiene 'bien probadas las medidas de seguridad' que se adoptarán durante el Consejo Europeo de Sevilla, que se celebrará en la capital andaluza los próximos días 21 y 22 de junio y con el que culminará la presidencia española de la UE.

'No es ninguna novedad que haya una contribución con capacidades militares a la garantía de seguridad de los 15 jefes de Estado y de Gobierno', explicó el ministro.

Argumentó que un dispositivo similar 'se puso en marcha en Barcelona, así como fuera de España, recurriendo al despliegue de algunas capacidades (militares) complementarias a las fuerzas de seguridad, como se hiciera en los acontecimientos de la Exposición Universal 1992, celebrada también en Sevilla'.

Huelga

Además, Trillo dijo que se trata de 'las mismas medidas que en la ocasión anterior', es decir, durante la Cumbre europea de Barcelona, el pasado mes de marzo, 'con las adaptaciones propias a otra ciudad'. Resaltó que la OTAN trasladará a España dos aviones de alerta temprana Awacs, tal y como se hizo durante la cumbre de Barcelona

'Ya están en marcha los planes de coyuntura para evitar que el espacio aéreo español pueda sufrir incidentes que pongan en peligro la seguridad de los jefes de Estado y de Gobierno', precisó el titular de Defensa.

Se trata, apostilló, de 'garantizar al máximo la seguridad de esa cumbre'.

Trillo pidió en la rueda de prensa 'no añadir confusión a la irresponsabilidad de la convocatoria' de la huelga general que precederá al encuentro de Sevilla.

'Espero', recalcó el ministro Trillo, 'que la coincidencia buscada de propósitos por los sindicatos para el día anterior, en esa obstinación por tratar de empañar una magnífica presidencia de la Unión Europea y quizás con el alboroto de distorsionar la falta de motivos racionales y de reivindicaciones auténticamente laborales para la huelga, no se confunda con este tipo de planteamientos'.