Deuda

FMI exige que Ecuador no dedique parte de sus ingresos del petróleo a la salud

El ministro de Finanzas de Ecuador, Carlos Julio Emanuel, explicó hoy jueves en Nueva York, donde llegó procedente de Washington, que ese 10 % para educación y salud es el principal obstáculo que el FMI pone para la concesión de un crédito de 240 millones al país andino.

En declaraciones a la prensa en Nueva York, el ministro comentó que "las negociaciones continuarán" y que, pese a las diferencias, espera que el crédito sea concedido.

Noticias procedentes de Washington señalan que los responsables del FMI creen que se han hecho pocos progresos en las últimas semanas para llegar a un acuerdo, aunque no descartaron que pueda producirse en junio.

El Congreso de Ecuador aprobó ayer una amplia reforma fiscal que incluye la creación de un Fondo de Estabilización Petrolera, por el que un 70 % de los ingresos procedentes del crudo se dedicarán al pago de la deuda externa y de un pasivo millonario del Estado con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

Otro 20 % será destinado a sostener la estabilidad petrolera y el restante 10 % para educación y salud.

El ministro, que intervino ante el Consejo de las Américas en Nueva York, comentó que las diferencias con el FMI son "un asunto conceptual", ya que el organismo financiero internacional desea la eliminación de todo lo que sea una "preasignación" del fondo.

Para el FMI eso es lo que ha hecho el Congreso ecuatoriano al destinar un 10 % a salud y educación

"Mi respuesta fue que toda la ley es una preasignación, pues se preasigna para el pago de la deuda externa, para el pago de la deuda interna, para la deuda con el seguro social, para emergencias, para desastres y para estabilizar los ingresos del petróleo", afirmó.

Luego también pidió que se consideren las cantidades de las que se habla, pues se trata tan sólo de 11 millones de dólares para el año 2003, que dentro de cuatro años serán 40 millones.

El ministro, no obstante, aseguró que en los próximos días espera poder enviar al FMI un proyecto para superar las lagunas que puedan existir en la reforma fiscal, que pueden ser corregidas mediante un decreto presidencial.

El ministro destacó la responsabilidad mostrada tanto por el Gobierno como por el Congreso al aprobar la reforma fiscal, ya que se elaboró durante un año de elecciones y en un momento en que los precios del petróleo están al alza.

"Hay que aplaudir al Congreso ecuatoriano por haber aprobado una ley de esa magnitud que no la tienen otros países", declaró el ministro de Finanzas.

Resaltó que la Ley de Responsabilidad Fiscal impide un aumento del gasto público de más del 3,5 % anual e impone una reducción anual del 0,2 % del déficit presupuestario no relacionado con el petróleo.

Rechazó que se pueda "hacer un símil entre lo que pasó en Argentina y lo que pasa en Ecuador, porque hay un resultado muy positivo de la 'dolarización' y pruebas de que la 'dolarización' ha funcionado.