Comercio

El próximo director de la OMC teme que Doha no avance en varios meses

El próximo responsable de la OMC reconoce, así, que las últimas medidas proteccionistas adoptadas por Estados Unidos, con los aranceles a las importaciones de acero y el incremento de los subsidios, recogido en la nueva ley agrícola, tienen una clara motivación política. El presidente de EE UU, George Bush, intenta arrebatar a los demócratas la mayoría que ostentan en el Senado y para ello ha adoptado medidas que favorecen a los Estados donde están en juego los escaños de la discordia.

A partir de esa fecha, Supachai confía en que las negociaciones sigan su curso conforme a lo pactado en la cumbre de Doha y que a partir de marzo de 2003 las principales potencias inicien el desarme arancelario al que se comprometieron entonces.

'Estados Unidos es un importante demandante de la rebaja de los subsidios a nivel internacional y le interesa que estas reducciones se produzcan en todos los países de la OMC', afirmó Supachai en un encuentro propiciado por la Fundación Rafael del Pino.

Guerra del acero

A su juicio, una vez que pasen las elecciones, EE UU y la UE pueden llegar a un acuerdo en el seno de la OMC sobre los aranceles al acero impuestos por Washington y evitar, así, su repercusión sobre terceros países.

Pero noviembre queda aún muy lejos y los buenos deseos de Supachai chocan con la realidad. China ha anunciado que a partir de mañana aplicará medidas de salvaguarda para proteger su mercado de un posible incremento de las importaciones derivado del ahora más difícil acceso al mercado estadounidense. Según informa Reuters, Pekín aplicará aranceles de entre el 7% y el 26% a nueve tipos de acero que superen un determinado límite, una medida similar a la aplicada por la UE.

La respuesta de Japón no se ha hecho esperar y ha anunciado que recurrirá, junto a Corea del Sur, la decisión china ante la OMC.

Buena prueba de la creciente guerra comercial a cuenta del acero reside en el hecho de que la OMC haya fijado el próximo 3 de junio como fecha para la creación del panel que estudiará si los aranceles impuestos por Washington son conformes a las reglas del comercio. Tras rechazar la solicitud de la UE, EE UU tuvo que aceptar ayer otra similar de Japón y Corea.