Legislativas

Los conservadores inician los contactos para formar Gobierno en Holanda

Holanda se enfrenta desde ayer al difícil proceso de llegar a una coalición de gobierno y, aunque en este país cualquier arreglo es posible, los resultados electorales apuntan como solución más probable a un Ejecutivo de derechas formado por los democristianos, los liberales y la lista del asesinado Pim Fortuyn.

Las elecciones generales celebradas el miércoles supusieron un giro de timón del país hacia la derecha, al poner en primer lugar a los democristianos del CDA, que consiguieron 43 escaños, seguidos del LPF, del asesinado político populista Pim Fortuyn con 26, y los liberales del VVD, con 23.

Los grupos parlamentarios comenzaron ayer las primeras conversaciones internas para determinar cuáles son sus puntos básicos a ofrecer para la formación de un nuevo gabinete de coalición, negociaciones que en Holanda suelen prolongarse entre cuatro y seis semanas.

Como es habitual, en las próximas horas la reina Beatriz se reunirá con personalidades de la vida política, como los presidentes de las Cámaras y del Consejo de Estado, que le asesorarán sobre la persona más conveniente para ser 'informador', que actuará como mediador en las conversaciones para la formación de gobierno.

Después de la gran victoria del CDA, los medios y observadores locales consideran que este partido tendrá la llave en la creación del gabinete y que su líder, Jan-Peter Balkenende, será el nuevo primer ministro, en sucesión del laborista del PVDA, Wim Kok. Los democristianos podrán volver de nuevo al Ejecutivo tras una ausencia de ocho años, el único paréntesis en el poder desde la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, el partido del asesinado populista holandés Pim Fortuyn eligió a un ex periodista para liderar los contactos del partido sobre una coalición con los democristianos. Mat Herben, antiguo portavoz del Ministerio de Defensa, tomará las riendas del partido que dirigió Fortuyn hasta que fue asesinado.