Presidencia

El acuerdo UE-Chile se perfila como el principal logro de la Cumbre de Madrid

Dos días antes de la inauguración de la cumbre, todavía no se ha cerrado la declaración final de la reunión, que dará cita a un total de 52 primeros ministros y jefes de Estado, incluidos los Quince de la Unión Europea. Sólo el presidente de Paraguay, Luis González Macchi, ha confirmado su ausencia, debido a una gripe, aunque la presencia de su homólogo cubano, Fidel Castro, no estaba asegurada.

Macchi, en declaraciones a Efe, expresó una opinión generalizada sobre la falta de compromiso de la UE con los países menos avanzados de América Latina, al declarar que todavía está pendiente 'un capítulo específico para los pequeños y medianos países cuyos potenciales aún no ha sido explotados suficientemente'.

Aunque la seguridad y el terrorismo ocuparán parte de la cumbre, el plato fuerte será la constatación del cierre de las negociaciones para un acuerdo de asociación y de libre comercio con Chile, iniciadas en 1996.

Este acuerdo se suma al firmado con México en 2000 y al pretendido impulso con el área de Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay). No se prevé fomentar, sin embargo, un acuerdo comercial con los países andinos (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) . En cuanto a Argentina, no es previsible que consiga en esta cita ninguna ayuda específica que vaya más allá de alguna expresión de buenos deseos.

Aunque el acuerdo con Chile es considerado como muy positivo por ambas partes y ha supuesto ciertas concesiones de la presidencia europea, que ostenta España, no se esperan muchos resultados más de la cita.

El encuentro servirá, entre otras cosas, para hacer balance sobre los objetivos alcanzados desde la primera cumbre UE-América Latina-Caribe, que se celebró en Río de Janeiro en 1999. Y, en principio, dicho balance no es positivo. Entonces se acordó un proyecto de asociación estratégica que se ha ido desvaneciendo con el tiempo, en favor de un estrechamiento de las relaciones con los países del Este de Europa.

Desde la ONG Intermón-Oxfam se critica que la Comisión Prodi ha eliminado la prioridad de la que Latinoamérica disfrutó durante la anterior Comisión, capitaneada por Jacques Santer.

José Antonio Sanahuja, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, ha realizado un informe para la ONG en el que se plasma que sólo tres de los 11 puntos acordados como prioridades tras la Cumbre de Río se pondrán sobre la mesa en esta ocasión.

Una de las iniciativas que se espera aprobar es el programa de becas Alban, destinada a 3.900 estudiantes de posgrado en cuatro años. Sobre este punto, Sanahuja critica que no se haya priorizado la educación básica o secundaria en unas becas que califica de 'subsidio de élites'. El secretario de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Miguel Ángel Cortés, cree que la posición de Oxfam refleja 'el más cínico de los racismos', porque 'es como decir que los países en desarrollo no tienen derecho a tener titulados superiores'.

Otra de las iniciativas persigue reducir la brecha digital, para lo que se destinarán 80 millones de euros. Por último, se prevé aprobar un proyecto para estudiar la desigualdad en la región, que contará con un módico presupuesto 30 millones de euros.

Además de la reunión conjunta, se celebrarán encuentros bilaterales de la UE con la Comunidad Andina, Mercosur, Centroamérica y México.