æscaron;ltima

L'Oréal descubre el maquillaje de Nefertiti

El kohol (pintura negra para el contorno de los ojos) que utilizaban los egipcios de hace 4.000 años no sólo tenía un fin decorativo, sino que también contenía propiedades terapéuticas y agentes bactericidas que evitaban las infecciones oculares. æpermil;ste es sólo uno de los descubrimientos que han realizado los científicos de L'Oréal tras seis años de investigación sobre la cosmética y el maquillaje del antiguo Egipto.

La iniciativa surgió cuando los conservadores del Museo del Louvre radiografiaron unas vasijas egipcias y observaron que en su interior aún conservaban restos orgánicos. Pidieron ayuda al primer grupo cosmético del mundo e iniciaron un amplio programa de investigación en el que han colaborado el museo parisino y el Estado egipcio. Las conclusiones de estos trabajos se exhiben ahora en tres exposiciones paralelas que se celebran en el Museo del Louvre de París (hasta el 23 de junio), en el Museo de la Vieille Charité de Marsella (hasta el 30 de junio) y en el Museo Nacional de El Cairo (6 de julio). También se han organizado actos paralelos, como un taller infantil sobre 'El descubrimiento del maquillaje de Nefertiti'.

Uno de los hallazgos más impresionantes es que los egipcios de la época de los faraones fueron capaces de sintetizar moléculas, es decir, de provocar reacciones químicas y crear sustancias nuevas que no existen en la naturaleza. Y lo hicieron a base de aceites y grasas animales.

También se sabe que productos de uso cotidiano en la actualidad, como el desodorante, ungüentos para combatir las arrugas o las estrías del embarazo, colirios, hena para el cabello, o perfumes energizantes o calmantes, ya existían hace cuatro milenios. El maquillaje, que tenía una dimensión sagrada, se consideraba un regalo de los dioses y, por ello, era de uso generalizado en todas las capas sociales.

Según Chelo del Cañizo, directora de investigación de L'Oréal España, todos estos estudios han permitido avanzar en la ciencia de la cosmética y comprobar que muchos de los productos que se emplean en la actualidad tienen sus orígenes en los que empleaban los egipcios de hace 4.000 años.

La segunda fase del proyecto será el estudio de los perfumes de la época. L'Oréal ya ha emprendido la reconstrucción del legendario perfume Kyphi a partir de la fórmula de Plutarco.