Andalucía

Becosa construirá 10 plantas de tratamiento de purines con un coste de 126 millones

Becosa Energías Renovables, filial del grupo sevillano Detea y de la eléctrica Hidrocantábrico, va a invertir 126,2 millones de euros en la construcción y explotación de 10 plantas de tratamiento de purines en las provincias de Sevilla, Murcia y Toledo. Cada planta tendrá capacidad de generar 15 megavatios de potencia, que por ley tienen que comprar las compañías eléctricas.

Becosa Energías Renovables, sociedad especializada en el sector de las energías renovables y la cogeneración de Sinae (división medioambiental de Hidrocantábrico) y la sevillana Detea, ha puesto en marcha un plan de inversiones de 126,2 millones de euros hasta 2005 para la construcción y explotación de 10 plantas de tratamiento de purines.

Las instalaciones, que aprovecharán el excremento de los cerdos de las granjas, estarán enclavadas en las provincias de Toledo, Murcia y Sevilla. En Murcia serán instaladas cinco centrales: dos en Lorca, otras dos en Cartagena y una en Fuente Álamo. La localidad sevillana de Carmona acogerá otra instalación. Por último, las de la provincia de Toledo se reparten entre los municipios de Yuclillos, La Pueblanueva, Galvez y Burujón.

Cada instalación tendrá una capacidad de generación de 15 megavatios de potencia eléctrica, lo que equivale a una carga de trabajo de 8.000 horas al año en cada fábrica. Las construcciones más avanzadas son las de Yuclillos, con cuyo ayuntamiento se negocia la licencia de obras, y Galvez, que ya cuenta con este permiso.

Las instalaciones conseguirán reducir un 92% del purín que se acumula en las principales zonas de crianza de cerdos de España. Becosa se encarga de instalar en cada centro una canalización de gas natural que alimenta parcialmente el secadero de purín. Del proceso se obtiene un abono seco que acaba con el problema añadido para los ganaderos de acabar con este residuo.

Becosa ha concluido asimismo la construcción de las instalaciones para el plan de mejora de la eficiencia energética iniciado por la aceitera sevillana Migasa en 1997. La compañía ha construido la planta Becosa 3, la cuarta instalación que la aceitera tendrá disponible para lograr su autoabastecimiento energético.

La planta ha necesitado una inversión de 6,61 millones de euros y posee una potencia eléctrica de 9,7 megavatios. Migasa es la segunda aceitera nacional por cuota de mercado tras el grupo SOS Koipe.

Secado de orujo

La compañía sevillana de energías renovables construye en la actualidad una planta de secado de orujo para la orujera Espuny Morón en la localidad sevillana de Morón de la Frontera por un importe de 5,7 millones de euros y con una potencia de 8,17 megavatios.

La compañía está construyendo el mismo tipo de planta en las instalaciones de la cooperativa extractora de orujo Orujera Interprovincial de Fuente Piedra (Jaén). Este proyecto estará operativo a finales de este año. Tendrá una potencia de 16,4 megavatios y precisará una inversión de 10,2 millones. En una segunda fase, Becosa acometerá la ejecución de una planta de biomasa en las mismas instalaciones con una potencia de 6,6 megavatios y una inversión de nueve millones de euros.

Becosa Energías Renovables mantiene una apuesta continuada por la investigación de todas las formas rentables de producción eléctrica a través de biomasa.

La firma proyecta construir las primeras dos centrales de biomasa a partir del residuo del algodón de España. Este proyecto prevé la puesta en funcionamiento de dos centros en las localidades sevillanas de æpermil;cija y Lebrija.

Paralelamente, investiga en otras fuentes como el aprovechamiento de los residuos de animales muertos de los mataderos y el uso como residuo húmedo de la fruta desechada habitualmente por el sector hortofrutícola, con especial incidencia en Almería.

La compañía tiene planes incluso para el aprovechamiento de los residuos forestales.

Detea aumenta un 30% la facturación

Una de las primeras aportaciones de Manuel Pimentel, ex ministro de Empleo, cuando pasó a ser copresidente del grupo Detea junto a Rodrigo Charlo fue la operación de venta de la mayoría del capital de Becosa Energías Renovables a Sinae, la división medioambiental de Hidrocantábrico. Desde entonces la acción conjunta de estos dos ex compañeros de facultad se ha traducido en una actividad empresarial frenética, apoyada en fuertes inversiones. El grupo Detea incrementó las ventas un 30% en el ejercicio de 2001, que se saldó con una facturación de 74 millones de euros. La compañía constituyó el año pasado Ditecsa, una nueva filial especializada en el diseño, la ingeniería y la construcción de edificaciones industriales y obra civil, así como de todo tipo de instalaciones especiales y en su mantenimiento. A través de la filial Commercia, el grupo ha iniciado 13 proyectos de parques comerciales para diferentes clientes, como Telepizza, la Junta de Andalucía o el Consorcio Zona Franca. Promueve actualmente una inversión de 33 millones de euros en la construcción de plataformas logísticas para varias empresas distribuidoras.