_
_
_
_
Inmobiario

El 67% de las viviendas tiene instalaciones eléctricas deficientes

Más de la mitad de las viviendas españolas, el 67%, cuenta con unas instalaciones eléctricas deficientes, lo que las convierte en inseguras. La inexistencia de una regulación europea que controle la seguridad de las instalaciones ha impulsado a diversas asociaciones del continente a reclamar inspecciones periódicas. Piden también la creación de un certificado que garantice el buen estado de conservación de los dispositivos eléctricos.

La creación de leyes europeas orientadas a mejorar la seguridad de las instalaciones eléctricas de los hogares del continente es el objetivo que se han fijado consumidores y representantes del sector eléctrico europeo para evitar que cerca de 70 millones de hogares corran el riesgo de padecer incendios.

Según un estudio elaborado por el Instituto del Cobre europeo, el 67% de las viviendas españolas son inseguras, ya que se detectan como mínimo dos deficiencias en sus instalaciones eléctricas. Tan sólo en un 14% de los hogares no se presentan anomalías en las instalaciones. En Europa, el porcentaje de viviendas que sufre deficiencias en los circuitos eléctricos es del 50%, lo que supone más de 70 millones de hogares, según pone en relieve el estudio, que ha sido realizado en un total de 16.000 viviendas de 11 países europeos.

Las tomas de corriente inseguras y los interruptores deficientes son las principales anomalías que se detectan en los hogares analizados.

El único documento que existe a nivel europeo en el sector procede del Comité Europeo de Normalización Eléctrica (Cenelec), organismo que recomienda que las viviendas pasen una inspección de sus instalaciones cada 10 años.

Propuestas

El Instituto del Cobre, junto con la Unión Internacional de Electricidad y la Asociación Europea de Instaladores Eléctricos han constituido un foro en el que reivindican la creación de una ley europea que obligue a los propietarios de las viviendas a inspeccionar sus instalaciones en periodos de tiempo que no deben exceder de 10 años. Otra de las demandas del foro, al que también se han adherido diversas asociaciones europeas de consumidores como la española Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), es la creación de un certificado que garantice que las instalaciones eléctricas del hogar se encuentren en buen estado.

El certificado debería presentarlo el propietario de la vivienda en el momento que vende o alquila su inmueble. El actual estado de inseguridad en el que se encuentran los hogares europeos es fruto principalmente del aumento de aparatos eléctricos en las viviendas.

Desde la década de los setenta, el número de aparatos eléctricos en los hogares se ha multiplicado por tres. En Europa, dos tercios de las casas tienen una antigüedad superior a 30 años. Las viviendas cuentan con mayor número de aparatos eléctricos, pero, sin embargo, no se han revisado sus instalaciones. Según representantes del foro, los Gobiernos europeos han de concienciar a la población de la importancia que tiene la revisión de sus instalaciones.

Riesgos

'La población no es consciente del peligro que supone una instalación eléctrica no segura, ya que no se huele como el gas', afirma Antonio Joya, representante español de la OCU en el foro. Para conseguir este fin el foro propone crear 'incentivos fiscales para los más desfavorecidos'.

Según el foro, España registró 12.000 incendios relacionados con una deficiente instalación eléctrica en 2001, que provocaron cerca de 100 muertos y 2.700 heridos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_