æscaron;ltima

Chupa Chups busca un público más adulto

La empresa española busca nuevos consumidores para mejorar sus ventas en Estados Unidos y ha optado por utilizar una imagen basada en la seducción de las estrellas del espectáculo

El Chupa Chups ya no es sólo para los niños, tal y como proclama la empresa española del mismo nombre, la mayor productora de caramelos del mundo. Desde el diseñador Giorgio Armani, que asistió a los desfiles de Milán con uno de sus productos en la boca, hasta la estrella estadounidense del pop Britney Spears, pasando por el actor francés Gerard Depardieu, todos se han rendido al producto español.

La compañía, con sede en Barcelona, ha optado por las estrellas y su atractivo para hacerse con los jóvenes adultos y aumentar su cuota en el mercado mundial, que mueve 1.776 millones anuales, así como para mejorar las ventas en Estados Unidos. Allí, la empresa familiar tiene una cuota de mercado de sólo el 8%, menor que la de Tootsie Roll Industries. 'En países como Australia y Estados Unidos ya no vemos muchos niños', asegura el presidente, Xavier Bernat. 'Buscamos nuevos consumidores''.

El aumento de las ventas en Estados Unidos podría ayudar a la compañía a alcanzar su meta de crecimiento de un 10% este año, con lo que compensaría parte del descenso del 2,5% registrado en 2001, la primera caída en, al menos, 10 años.

No obstante, la sociedad, fundada hace 44 años, ha casi duplicado sus ventas en cinco ejercicios, hasta los 414 millones de euros en 2001. Los consumidores de entre 11 y 20 años representan ahora la mitad de las ventas europeas de Chupa Chups, en comparación con el 10% de hace cuatro años. 'Hemos visto a algunas personas saboreando la piruleta mientras toman una copa', asegura Paul Regan, cuyos clientes tienen la posibilidad de paladear un Chupa Chups en su restaurante madrileño. 'Definitivamente, es algo que está un poco de moda', sentencia.

Para atraer a los jóvenes adultos, la firma envía a las Chupa Chicks, jóvenes vestidas con camisetas que reparten dulces entre las estrellas de cine y de la música en eventos como la entrega de los premios Grammy y recogen fotos de las celebridades con una piruleta en la boca.

Chupa Chups también ha empleado el atractivo y la seducción para vender sus 3.780 millones de caramelos anuales. Un anuncio en Estados Unidos titulado Oral. Pleasure ('Placer. Oral') mostraba a una mujer sonriendo mientras consumía una piruleta al tiempo que varios hombres la miraban. El lema de la compañía es 'entretenimiento para la boca, todos los días'. 'El caramelo puede verse como algo seductor, pero intentamos no sobrepasar la línea'', argumenta Xavier Bernat, quien considera su producto 'un poco irreverente'.

Chupa Chups fue creada en 1958 por el padre de Bernat, Enric, de 78 años, cuando compró una compañía de dulces en Asturias. La familia ocupa el lugar número 378 entre los multimillonarios del mundo de la revista Forbes, con una fortuna de 1.412 millones.

Los Chupa Chups se venden en cuatro millones de puestos en 170 países y Rusia es el mayor mercado. Los cosmonautas rusos llevaron Chupa Chups en la misión de 1995 a la estación espacial Mir. Los 44 sabores van desde el de fresa de lichi al de mango.

Para financiar su crecimiento y sus adquisiciones, la sociedad ha planeado vender una participación minoritaria en una oferta pública inicial. La operación depende de que las ventas se dupliquen, según ha avanzado el presidente, Xavier Bernat.