_
_
_
_
_
Ocupación

Las regulaciones de empleo se duplicaron en 2001 y se concentraron en la industria

Los empresarios hicieron frente al enfriamiento de la economía el año pasado recurriendo a los expedientes de regulación de empleo (ERE) para ajustar sus plantillas. En 2001, los trabajadores afectados por estos expedientes aumentaron un 101%, pasando de 60.325 a 121.473 personas. La mayoría de estos trabajadores sufrieron reducciones temporales de empleo y se concentraron en la industria.

El número de expedientes de regulación de empleo (ERE) autorizados por el Ministerio de Trabajo en 2001 apenas creció un 9%, hasta 4.460. Sin embargo, el colectivo de trabajadores afectados por esta medida aumentó un 101%, desde 60.325 a 121.473 personas, lo que evidencia el recurso de los empresarios a este tipo de medidas de ajuste de plantillas para afrontar el enfriamiento de la economía experimentado el pasado ejercicio. Este volumen de trabajadores afectados por expedientes de regulación no se alcanzaba desde 1997, cuando este colectivo se elevó a 158.000 personas.

No obstante, no todos los ERE tienen los mismos efectos sobre los trabajadores. La mayoría de ellos (83.989) sólo sufrieron una suspensión temporal de su empleo, mientras que 36.721 fueron despedidos, un 22,5% más que en 2000.

Si bien los afectados por suspensión de empleo fueron los que aumentaron más significativamente el pasado año, ya que casi se triplicaron, al pasar de 29.326 a los 83.989 trabajadores citados.

Esta medida de ajuste la tomaron, sobre todo, los empresarios de la industria, donde se aglutinaron el 75% de los trabajadores afectados. Así, 54.767 trabajadores de los 66.056 que fueron suspendidos temporalmente de su empleo hasta noviembre (ya que los datos sectorializados sólo se disponen hasta ese mes) pertenecían al sector industrial.

Algo similar ocurrió con los despidos. De las 33.543 extinciones de contrato registradas entre enero y noviembre del pasado año, 20.668 se produjeron en la industria.

Es especialmente significativo el caso de las suspensiones de empleo en el sector de la fabricación de automóviles, donde recurren sistemáticamente a esta medida de ajuste. Así, el año pasado, fue el sector de la automoción el que registró más afectados por regulaciones de empleo, 26.646, de los cuales el 93% (24.702) fueron suspensiones temporales de empleo.

Por su parte, el sector del transporte, las comunicaciones y las agencias de viajes fue el que más despido concentró, con 6.024 extinciones de contratos, un 11,5% más que en 2000, como consecuencia de la crisis de los atentados terroristas del 11-S.

El mayor número de trabajadores inmersos en estos ajustes de plantilla se concentraron en grandes empresas con más de 5.000 trabajadores, con 36.943 afectados; seguidas de aquellas que tienen entre 50 y 249 empleados, donde hubo 15.139 trabajadores afectados.

Aragón y Cataluña, las más afectadas

 

Las comunidades de Aragón, Cataluña y Valencia aglutinaron la mitad de los trabajadores inmersos en expedientes de regulación de empleo autorizados por Trabajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En particular, Aragón ha registrado un espectacular aumento de estos ajustes, ya que ha pasado de 1.523 trabajadores afectados en 2000 a 22.110 en el pasado año. Tras esta región se situaron dos de las más industriales: la Comunidad Valenciana, con 19.567 trabajadores, que aumenta un 342%, y Cataluña, con 17.342 trabajadores, un 126% más. Si bien en los dos primeros casos la práctica totalidad de los trabajadores sólo sufrieron una suspensión temporal de empleo, mientras que casi la mitad fueron despedidos en Cataluña.

 

 

 

 

 

 

 

Por el contrario, en el País Vasco, comunidad industrial por excelencia, el colectivo de trabajadores afectados por ERE bajó en el ejercicio precedente, pasando de 7.097 implicados en 2000 a 5.365 en 2001.

Más información

Archivado En

_
_