æscaron;ltima

Una fortaleza para los joyeros valencianos

Los joyeros valencianos agruparán sus talleres, ahora diseminados por la ciudad, en un recinto fortificado. El objetivo es evitar los robos y luchar contra la delincuencia

Las ventajas y desventajas de Fort Knox, la fortaleza que alberga las reservas de oro de Estados Unidos, se trasladarán pronto, a escala, a Valencia, donde un grupo privado ha planteado la construcción de un recinto de seguridad con capacidad para 200 talleres de joyería.

La principal desventaja es que los ladrones sabrán dónde se guarda el oro. A cambio, la bautizada como Ciudad del Joyero ofrecerá la última tecnología en medidas de seguridad, incluido el control vía satélite.

Los joyeros valencianos conocieron ayer el proyecto de Invesfesa Industrial, filial del grupo Gesfesa -propiedad de la familia del presidente de la patronal valenciana, Rafael Ferrando-, que tiene un presupuesto de 24 millones de euros. Se trata de un recinto vallado de 40.000 metros cuadrados en la localidad de El Puig, unos 10 kilómetros al norte de Valencia, con un total de 20.000 metros cuadrados útiles en un edificio de dos plantas. En él podrán instalarse alrededor de 200 talleres de joyería, según los promotores.

Según el coordinador del proyecto, Octavio Romero, 'el proyecto responde a la necesidad de seguridad, ya que ahora los talleres están en lugares pequeños, normalmente pisos, escondidos de la sociedad por miedo a los robos'. En más de 18 millones de euros cifra el sector las pérdidas por robos y atracos en los últimos cinco años, con una evolución al alza en el número de ataques sufridos.

Según Romero, otra de las razones de la conveniencia de agrupar los talleres es el control de los vertidos, que actualmente es muy difícil por la dispersión y anonimato de los talleres. 'Al fin y al cabo, la Ciudad del Joyero no es más que una vuelta a la situación tradicional de los gremios, donde los talleres agrupados funcionaban mucho mejor', añade.

Bien lo deben saber en el Gremio de Joyeros y Plateros de Valencia y Provincia, fundado en 1240 y que es el mayor y más antiguo de los que funcionan en España. Pese a que el grupo Gesfesa asegura contar con el apoyo 'de muchos joyeros que han colaborado en la elaboración del proyecto', fuentes del Gremio de Joyeros manifestaron ayer que la mayoría lo iba a conocer a última hora de la tarde, hora de la presentación. El maestro mayor del gremio invitó a todos los asociados a la presentación, aunque evitó apoyarlo expresamente.

El complejo está más enfocado a la producción que a la venta, aunque reserva un pequeño espacio de tienda en cada taller. El plan es que sólo acudan compradores por invitación, para que haya un control, y se celebren ferias, aunque esto deberán decidirlo los propios interesados.

La idea del grupo Gesfesa no es nueva. Existe un precedente en Italia, Il Tarì, cerca de Nápoles, donde los industriales están agrupados en una gran zona industrial y de servicios y organizan dos ferias anuales, en mayo y en octubre.

Con un enfoque algo distinto, los fabricantes de joyería de Córdoba llevan desde 1991 planeando un polígono industrial dedicado a este sector. La idea parece haber cuajado en los últimos meses, después de que la Junta de Andalucía haya asumido gran parte de la inversión prevista, unos 66 millones de euros.