_
_
_
_
_
Macroeconomía

La economía española crece un 2,8% en 2001

El Producto Interior Bruto (PIB) ha crecido el 2,8% en 2001, dos décimas menos que la previsión oficial del Gobierno, según los datos de la Contabilidad Nacional difundidos por el Instituto Nacional de Estadística.

En el cuarto trimestre de 2001, el crecimiento del PIB fue del 2,4%, dos décimas menos que en el anterior trimestre y 1,4 puntos menos que en mismo periodo del año anterior.

El crecimiento de la actividad económica del cuarto trimestre continuó, pues, la actual tendencia de desaceleración económica que hizo que en el primer trimestre del 2001 el PIB creciera el 3,2%; en el segundo el 2,9%; y en el tercero el 2,6%.

Desde la óptica del gasto, la desaceleración se basa en la demanda interna, que crece un 2,9% en el 2001 frente al 4,3% del 2000, debido, fundamentalmente, al menor dinamismo del gasto en consumo final de los hogares, que crece un 2,7% (4% en el 2000) y al "notable" descenso de la inversión en bienes de equipo que pasa del 4,8% a una tasa negativa del 2,2%.

Asimismo, la desfavorable situación internacional ha hecho que la demanda externa no haya continuado su línea de mejora y haya aportado una décima negativa al PIB frente a las dos que restó un año antes.

La aportación negativa de la demanda externa es el resultado de la desaceleración de las exportaciones y las importaciones de bienes y servicios, que aumentan el 3,4% y el 3,7%, respectivamente, frente al 9,6 y 9,8% del año anterior.

El gasto en consumo final de los hogares crece el 2,7% (4% en el 2000), derivado del menor incremento de su renta disponible, al tiempo que se produce una moderación en el crecimiento del empleo y de la remuneración de asalariados.

Según el INE, el incremento del gasto en algunos bienes de consumo registrado en la última parte del ejercicio podría deberse a la implantación del euro y estima que la tasa de ahorro de los hogares continúa en el entorno del 12%.

La inversión en capital fijo experimenta una "notable desaceleración" y crece un 2,5% en el 2001 frente al 5,7% del 2000, basado, principalmente en la negativa evolución de la inversión en bienes de equipo, mientras que la de construcción ha mantenido un "fuerte dinamismo" con un aumento del 5,7% (frente al 6,2% del año anterior).

En 2001 el gasto en consumo final de las administraciones públicas crece un 3,1%, nueve décimas menos que en 2000.

Desde la óptica de la oferta el INE también destaca la desaceleración de todas la ramas.

Así, la agraria y pesquera desciende el 0,3% tras crecer el 1,5% un año antes; las energéticas aumentan un 2,2% (4% en el 2000) y las industriales un 1,1% (4% en el 2000), mientras que las de servicios mantienen un avance del 3,3% (3,9% en 2000).

El pasado año el empleo también se desacelera y crece un 2,4%, lo que supone la creación de 366.000 puestos de trabajo a tiempo completo y la remuneración media por asalariado aumenta un 4,3%.

Por último, el INE señala que según la Cuenta Trimestral del Resto del Mundo la posición de la economía española ha mejorado frente al resto del mundo y que su necesidad de financiación se sitúa en 12.227 millones de euros, el 1,9% del PIB del 2001.

El PSOE asegura que los datos desmienten las expectativas del Gobierno

Ante los datos presentados, el secretario de Política Económica del PSOE, Jordi Sevilla, ha señalado que de esta forma se desmienten las expectativas del Gobierno sobre el futuro de la economía española y ha considerado que no hay "atisbos de recuperación".

Asimismo, Sevilla ha instado al Ejecutivo a reflexionar y actuar en consecuencia, adoptando medidas como una rebaja de impuestos "ya este año, en lugar de subirlos", y como abandonar el objetivo de 'déficit cero', "al menos durante el año de recesión que se atraviesa en estos momentos".

Rato: la inflación en 2002 no será problemática ni en España ni en la UE

 

 

 

 

 

 

 

 

El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, aseguró hoy que el 2002 "no será un año problemático en inflación ni en España ni en la UE", al tiempo que anunció que en los próximos meses "veremos reducciones" en el índice de precios de consumo.

 

 

 

 

 

 

 

El ministro hizo estas declaraciones en respuesta a una interpelación del diputado socialista Germá Bel durante la sesión plenaria del Congreso de los Diputados.

 

 

 

 

 

 

 

Rato explicó que el problema del IPC está en el sector servicios, que aplica incrementos "constantes" de los precios debido al aumento del consumo, lo que, en su opinión, es un "problema de demanda".

 

 

 

 

 

 

 

Junto a los servicios, advirtió Rato, el sector alimenticio también ha tenido una evolución "preocupante", debido a las crisis alimentarias en los productos no elaborados.

 

 

 

 

 

 

 

Según Rato, los datos de la evolución económica del 2001 no son preocupantes para el Gobierno, sobre todo en el contexto de una crisis internacional y en el peor año de la economía de las tres últimas décadas, momento en el que el menor crecimiento español ha sido del 2,4% y en el que se ha superado en un punto a la media europea.

 

 

 

 

 

 

 

Respecto al IPC, Rato precisó que no ha provocado pérdida de poder adquisitivo ni en el sector privado ni en el público.

 

 

 

 

 

 

 

En la evolución salarial, según datos de la contabilidad nacional, precisó, ha habido una ganancia neta igual o superior a la inflación entre 1998 y 2001, y tan sólo en el 2000 la remuneración igualó a los precios.

 

 

 

 

 

 

 

Respecto a los 2,2 millones de funcionarios, dijo que tampoco han perdido poder adquisitivo, ya que en el 2000 los salarios de los funcionarios crecieron casi un cinco por ciento, mientras que en el año pasado, también superaron la inflación, aunque los datos aún son provisionales.

 

 

 

 

 

 

 

Rato se refirió también al comercio internacional, ya que en el 2001 España ha aumentado cuotas de mercado en Francia, Portugal, Reino Unido e Italia y se han mantenido en la UE y en los Estados Unidos, señal de que en una unión monetaria la competitividad no se mide sólo por el índice de precios de consumo.

 

 

 

 

 

 

 

Por su parte, Bel recordó que en el 2001 el PIB creció 2,8 por ciento, dos décimas menos que lo previsto por el Gobierno en diciembre, seis menos que en abril y ocho menos que en los presupuestos para el 2001.

 

 

 

 

 

 

 

El diputado socialista advirtió también de que durante el pasado año la competitividad se ha deteriorado el 0,9 por ciento respecto a los países de la OCDE, el 0,7 respecto a UE, y un 0,5 por ciento en comparación con la eurozona.

 

 

 

 

 

 

 

En su opinión, es "preocupante" no reducir el déficit comercial en un momento en que se está desacelerando el crecimiento del PIB.

 

 

 

 

 

 

 

Así mismo, es preocupante que la inflación subyacente -la que excluye los productos energéticos y los no elaborados- en el 2001 fue del 3,5%, un punto por encima del año anterior, pero además, dijo, preocupa que la subyacente "se vaya" al 4%, en vez de retroceder y acercarse al 2%.

 

 

 

 

 

 

 

Además, explicó, también preocupa que en enero del 2002 el diferencial de la inflación con la UE llegue a 1,1 puntos y que el de la subyacente se acerque a 1,5 puntos porque si eso pasa tendremos problemas adicionales, sobre todo las empresas que exportan y tratan de ganar mercados porque seguirán perdiendo competitividad.

Más información

Archivado En

_
_