_
_
_
_
_
Integración

España y cinco países de la UE adelantan la 'euroorden' a 2003

Acebes destacó la importancia que el acuerdo tiene para la lucha contra el terrorismo en Europa y señaló que el resto de países de la UE que no han suscrito el adelanto de la euroorden podrá sumarse a la iniciativa en cualquier momento.

Los Gobiernos de España, Francia, Reino Unido, Portugal, Luxemburgo y Bélgica suscribieron ayer en Santiago de Compostela un acuerdo por el que adelantan al primer trimestre del año 2003 la aplicación de la orden europea de detención y entrega, conocida como euroorden, que está previsto que entre en vigor en todo el territorio de la Unión Europea el 1 de enero de 2004, informa Europa Press.

El acuerdo de adelantar en un año la euroorden en seis países fue anunciado en una rueda de prensa conjunta por los ministros de Justicia de España, Ángel Acebes; Reino Unido, David Blunkett; Luxemburgo, Luc Frieden, y Portugal, Antonio da Costa; junto al comisario europeo de Justicia e Interior, Antonio Vitorino.

Acebes destacó la importancia que el acuerdo tiene para la lucha contra el terrorismo en Europa y señaló que el resto de países de la UE que no han suscrito el adelanto de la euroorden podrá sumarse a la iniciativa en cualquier momento. Según Acebes, los países que no adelantan esta medida es porque requieren más tiempo para adecuar sus ordenamientos jurídicos y en algunos casos precisan incluso una reforma constitucional.

El acuerdo supondrá que en los seis países firmantes, el mandamiento de detención de un juez de cualquiera de esos Estados tendrá plena vigencia en los otros cinco. La decisión, como era de prever, no ha sido respaldada por el Gobierno de Silvio Berlusconi.

Rechazo a las 'aventuras constituyentes'

 

José María Aznar aprovechó su discurso para resaltar su confianza en que la economía española salga de la desaceleración este mismo año, al tiempo que lo hace la Unión Europea. 'Hay claros indicios de que 2002 sea un año de recuperación en todo el mundo y de que la economía española siga creciendo por encima de la media comunitaria', dijo.

 

 

 

 

 

 

 

En cambio, el jefe del Ejecutivo dirigió sus críticas a las voces que se alzan a favor de una reforma de la Constitución. 'El único peligro que tiene España es que se inicie un periodo de inestabilidad institucional, de que se abra un proceso más o menos constituyente que distraiga al país de las verdaderas reformas que necesita y del pacto de convivencia y estabilidad en el que nos encontramos; en este terreno necesitamos de todo menos de aventuras constituyentes', apuntó.

 

 

 

Entre estas voces, se encuentra el propio presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, quien recientemente ha abogado por una reforma parcial de la Constitución para transformar el Senado en una auténtica cámara de representación territorial.

 

 

 

Ayer, Fraga intentó restar importancia a la polémica surgida. 'No seré yo quien plantee nada que divida mi partido, que conoce mis ideas', dijo.

Más información

Archivado En

_
_