Juicio

La esposa de El Negro declara que desconoce su paradero

La esposa del presunto narcotraficante fugado Carlos Ruiz, alias El Negro, declaró ayer en el Supremo que desconoce el paradero de su marido. Explicó al juez que el pasado 26 de diciembre, estando en unos grandes almacenes, su marido recibió la llamada de un abogado que le puso muy nervioso. Acto seguido le dijo que esperara en una cafetería y desde entonces no sabe nada de él.

Me dijo ahora vengo y desde entonces no le he visto'. Es lo que declaró ayer la esposa de Carlos Ruiz, alias El Negro, Mónica Amat, de 31 años de edad. Afirmó, ante el juez del Tribunal Supremo que instruye la querella por presunta prevaricación contra el tribunal de la Audiencia Nacional que puso en libertad a Carlos Ruiz, que desconoce el paradero de su marido.

Mónica Amat explicó al magistrado Julián Sánchez Melgar que el 26 de diciembre se encontraba junto a su marido en el Corte Inglés y fue entonces cuando Carlos Ruiz recibió una llamada telefónica en su móvil que, según manifestó, le puso muy nervioso. Le comentó que era de un abogado pero no desveló su nombre. Seguidamente fueron a la cafetería y le dijo: 'Ahora vengo'. La espera fue inútil porque no apareció.

Desde entonces, Amat no sabe nada de él ni de su familia, que según le contó su marido vive en México. Aseguró que a ella no le consta que tuviera pasaporte, ni documentación personal, y tampoco dinero. Manifestó que nunca hablaron de la posibilidad de huir y que jamás le vio manejar dólares. Entre otras cosas desconoce cómo hacía frente al pago de sus abogados.

Visita a Carlos Cezón

Mónica Amat conoció hace tres años a Carlos Ruiz durante unas vacaciones en la República Dominicana y luego éste vino a vivir a España. Fue detenido como presunto narcotraficante y el pasado 14 de septiembre Mónica Amat y él se casaron porque esperaban una hija, que nació el pasado 21 de enero.

Amat reconoció que a finales del pasado mes de noviembre visitó al presidente del tribunal Carlos Cezón (suspendido provisionalmente junto a los otros dos miembros del tribunal por la querella que se tramita).

El magistrado le confirmó que había recibido los informes psiquiátricos de la cárcel sobre Carlos Ruiz y le dijo que tomarían 'la decisión oportuna'. Explicó que antes había visitado a su marido y que lo había encontrado 'muy desanimado, muy depresivo y que había adelgazado muchísimo'.

Ayer también comparecieron dos codefensores del presunto narcotraficante. La letrada que pagó la fianza de cinco millones para que Carlos Ruiz saliera de prisión declaró que el dinero se lo entregó un hombre en la puerta de la entidad bancaria. Aseguró que no le conocía y que él tampoco se identificó. Otro de los abogados defensores dice que tampoco conoce el paradero de El Negro. Manifestó, ante el juez, que tramitó la petición de libertad ante el tribunal de la Audiencia Nacional, pero que desde el 20 de diciembre, día en que viajó a EE UU, no ha sabido nada de él.