Generación

AES se plantea vender su proyecto de generación eléctrica de España

La crisis que afecta a América Latina y el efecto de la crisis de Enron han hecho que la empresa estadounidense AES se replantee sus objetivos en España. Aquí, tiene en proceso de construcción una central de ciclo combinado de 1.200 megavatios, que requiere una inversión de 480 millones de euros.

La compañía estadounidense AES se replantea mantener sus posiciones en el mercado eléctrico de España, según fuentes del sector. La empresa tiene en marcha el proyecto de construcción de una central de ciclo combinado en Escombreras (Murcia) con un total de 1.200 megavatios de potencia instalada, que cuenta ya con las autorizaciones administrativas pertinentes.

La central promovida por AES tiene prevista su entrada en explotación comercial en el primer trimestre del año 2004, según el informe marco sobre la demanda de energía y su cobertura elaborado por la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Medios consultados señalan que esa posible decisión no supondría el abandono del proyecto, el más avanzado de la comunidad murciana, sino que la nueva central pasaría a quedar controlada por otra eléctrica. La central requiere una inversión de 480 millones de euros y tiene a su favor, entre otros temas, su ventajosa posición para el suministro de gas, cerca de la planta de regasificación de Enagas. Está siendo ubicada, asimismo, en una de las comunidades con mayor crecimiento de consumo energético. Repsol YPF construye también en esa zona una central de ciclo combinado de otros 1.200 megavatios.

La empresa con sede en Arlington (Virginia) arrastra en estos últimos meses una crisis originada por la espectacular caída de Enron y por el efecto de los problemas económicos en América Latina. Los resultados de AES cayeron un 80% en el cuarto trimestre de este año hasta 49 millones de euros por las fuertes provisiones que ha tenido que asumir por el riesgo contraído en países como Brasil. La compañía está atravesando, además, una grave recesión en Bolsa, en donde cotizaba ayer a 10 dólares por acción, cuando la media de los últimos 12 meses ha estado en los 31,9 dólares, con una cotización máxima de 58,59 dólares por título en febrero del pasado año.

AES, empresa propietaria y operadora de plantas eléctricas en diversos países del mundo, no sólo está afectada negativamente por sus inversiones en Brasil y Venezuela. Los analistas comienzan a preguntarse por algunas de las partidas de sus balances y por parte de las operaciones que desarrolla en cerca de 40 países. Ahora, con la experiencia tan cercana de la también eléctrica Enron, los expertos ponen de manifiesto que la empresa que preside Dennis Barke contabiliza como tales ingresos que, ya no es que no estén en caja, sino que ni siquiera están asegurados.

No obstante, AES ya había alertado a los mercados el pasado septiembre con una previsión de empeoramiento de resultados. La posible salida de AES, aunque no supondría la cancelación del proyecto, se une a la inevitable cancelación de Enron como operadora en España. Por el momento, las empresas extranjeras que están encontrando hueco en esa actividad es por la vía de las adquisiciones.

Los expertos señalan que, además, las inversiones en el área eléctrica española no cuentan con suficientes incentivos, de no ser para las empresas aquí ubicadas y que ésa sea su principal actividad.

Defensor en Endesa

Por otra parte, el consejo de administración de Endesa ha nombrado a Antón Costas, catedrático de Política Económica de la Universidad de Barcelona, defensor del cliente de la compañía. Con esta iniciativa, Endesa pretende establecer un mecanismo de cercanía a sus clientes de cara a la apertura total del mercado el 1 de enero de 2003.

Endesa elaborará el reglamento que regulará la institución, en el que se determinarán la duración y las condiciones del cargo.