Venezuela

El bolívar se deprecia un 23,7% en la primera jornada de libre flotación

Ante la perspectiva de dilapidar las reservas en divisas defendiendo el bolívar, el Gobierno venezolano ha puesto fin al control cambiario, vigente desde 1996. En su primer día de flotación y tras dos días de cierre cambiario, el bolívar cayó estrepitosamente frente al dólar un 23,7%.

El presidente Hugo Chávez tira la toalla. En un sorprendente movimiento, recibido por los expertos con una mezcla de optimismo y recelo, el mandatario ha cambiado la orientación de su política económica para hacer frente a la crisis.

Entre otras medidas, Chávez anunció la libre flotación del bolívar, la reducción del 22,2% del presupuesto nacional, una rebaja del 50% de la previsión de endeudamiento y la introducción del impuesto del débito bancario, que grava con el 0,75% las operaciones bancarias.

El banco central expresó ayer su confianza en que la moneda se estabilice pronto, pero la caída fue ayer imparable. El banco emisor fijó un cambio oficial frente al dólar con una devaluación del 23,7%, aunque en la banca comercial la depreciación llegó al 31,48%. Los economistas venezolanos desconfían de la autoridad monetaria y dan por seguro que continuará interviniendo en el mercado para evitar que la libre flotación se le escape de las manos.

La medida responde a las dificultades económicas que atraviesa Venezuela. El presidente reconoció en un discurso pronunciado el martes que la caída del precio del crudo, principal fuente de ingresos del país, la recesión económica mundial y la crisis argentina obligaban al Gobierno a ajustar sus cuentas. Chávez anunció un recorte de 5,8 billones de bolívares (6.800 millones de euros) en la previsión de ingresos, la quinta parte de la cual corresponde a la renta del petróleo.

Freno al gasto público

¢Que no se gaste ni un bolívar que no sea necesario¢, afirmó Chávez. El banco central gastó la semana pasada 500 millones de dólares (575 millones de euros) para frenar la caída del bolívar. Aun así la moneda se depreció un 3,3%. El Gobierno estimó que había llegado el momento de frenar una sangría inútil.

¢El mundo atraviesa un momento difícil, que nos ha impactado¢, reconoció Chávez. El mandatario garantizó que cumplirá con sus progra-mas sociales y con los compromisos de la deuda. El Ejecutivo recurrirá a un fondo para contingencias de 2.370 millones de euros y 1.065 millones de euros de las utilidades operativas del banco central.

Los expertos alertan de la imparable fuga de divisas, generada por la crisis económica y la tormenta política que vive el país. Standard & Poor§s estima que la salida de capitales es en lo que va de año de2.300 millones de euros. Chávez atraviesa su peor momento desde que está en el poder. Su discurso beligerante ha logrado unir en su contra a oposición, patronal y trabajadores. La semana pasada, dos coroneles que decían representar al 75% de los militares exigieron su renuncia.

El mercado respira ahora con las reformas; se temía la estatalización de la economía. El FMI ha respaldado las medidas y la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor§s señaló que las disposiciones económicas anunciadas por el presidente venezolano ¢están en la dirección correcta¢, aunque llamó la atención sobre los efectos negativos del clima de confrontación.