Los bancos británicos prevén una recuperación en 2002

Las previsiones catastróficas que circulaban por la City tras los atentados contra EE UU no se han cumplido y los analistas coinciden ahora en que la banca británica gozará de buena salud en 2002, igual que lo lleva haciendo desde hace 10 años.

La clave del éxito está en el negocio doméstico. Esto quiere decir que aquellos bancos como Lloyds TSB y Halifax-Bank of Scotland (HBOS), cuyo negocio depende en su casi totalidad del negocio de banca de particulares en el Reino Unido, se han convertido en las estrellas de la Bolsa. El optimismo de la City se basa en los últimos indicadores oficiales que muestran un crecimiento del PIB en 0,5% en el tercer trimestre de 2001, zanjando los temores de una recesión.

Fred Goodwin, consejero delegado del Royal Bank of Scotland, socio del Santander Central Hispano, destacó hace poco la buena salud de la banca y el hecho de que tanto el nivel de inflación como los tipos y el desempleo se mantienen a niveles inferiores que en 1990, cuando estalló la última recesión.

Deterioro del crédito

Los resultados se darán a conocer con los indicadores del PIB a mediados de enero. "Cierto deterioro de la calidad del crédito será inevitable", dijo Martin Cross, analista del broker Teather & Greenwood.

También queda en el aire el tema de la racionalización de la banca. Lloyds TSB sufrió un grave revés en 2001 cuando el Gobierno denegó su opa de 5,1 billones de pesetas sobre Abbey National. Algunos analistas creían que Lloyds había quemado su último cartucho tras el fracaso de la operación Abbey. Pero el combativo consejero delegado del grupo, Peter Ellwood, sigue empeñado en buscar socios europeos, dejando de lado el mercado local. "Lloyds siempre ha tenido algo de precursor y no resultaría extraño que una iniciativa de Ellwood dé al traste con la xenofobia de la banca británica".

Por razones de pura cautela los analistas han modificado ligeramente a la baja sus pronósticos para 2002. Pero aun así la banca británica se coloca entre las entidades más rentables de Europa.