El PP mantendrá entre sus objetivos una reforma de los convenios

El Gobierno no ha renunciado a reformar la negociación colectiva, a pesar del freno impuesto por los sindicatos en el acuerdo interconfederal firmado hace dos semanas. El PP retomará en su congreso de enero este objetivo, según consta en la ponencia económica redactada por la actual secretaria de Estado de Presupuestos, Elvira Rodríguez.

El PP considera que la reforma de la negociación colectiva es una de las principales tareas pendientes, pues los acuerdos entre empresarios y trabajadores "tienen menos capacidad para responder a soluciones comunes a diversas empresas y sectores". En la ponencia que será debatida a finales de enero en el XIV congreso, el PP aboga por flexibilizar el Estatuto de los Trabajadores de forma que los costes unitarios de producción sean claves para ganar competitividad.

En los prolegómenos del diálogo reciente entre la patronal CEOE y los dos principales sindicatos, el Gobierno llegó a amenazar con imponer la reforma de la negociación colectiva si las partes no alcanzaban un acuerdo. Uno de sus objetivos consistía en dar prioridad a los convenios de empresa, restando relieve a los de carácter nacional y provincial, con el fin de aproximar la negociación colectiva a las necesidades de cada compañía, vinculando los salarios a la productividad. Al final, las circunstancias llevaron al Gobierno a bendecir el acuerdo sobre moderación salarial, vista la dificultad de sacar adelante una reforma ambiciosa de la negociación colectiva.

La ponencia redactada por Elvira Rodríguez apuesta por acomodar la negociación de los convenios a la situación real de cada empresa dentro de un esquema laboral más flexible que favorezca a las mismas. En el texto se soslaya cualquier referencia directa al abaratamiento del despido, después de que el Gobierno aprobara la pasada primavera una reforma laboral más tímida de lo prometido, limitándose a prorrogar de forma indefinida la modalidad de contrato con despido de 33 días por año y a compensar con ocho días de indemnización por año trabajado a los contratos temporales.

El PP también defiende en su ponencia el endurecimiento de las condiciones para acceder a las prestaciones por desempleo. En particular, apuesta por la revisión de los mecanismos que hoy amparan el rechazo de ofertas de trabajo, la limitación de la disponibilidad para determinados empleos, así como las reservas de los parados ante la movilidad geográfica. Para los populares "es esencial acometer una revisión del sistema de protección por desempleo" y también "afrontar sin complejos" la prolongación de la vida laboral, poniendo fin a las prejubilaciones.

Impuesto sobre sucesiones

En el capítulo fiscal, la principal novedad incorporada por el PP a su ponencia es la promesa de revisar el impuesto sobre sucesiones para evitar las penalizaciones en el momento de la transmisión por fallecimiento al cónyuge y a los hijos. No obstante, parte de la capacidad normativa de este impuesto está transferida a las comunidades autónomas.

Los populares trasladan también al congreso la necesidad de mejorar el tratamiento fiscal para el alquiler de viviendas, como vía para incentivar el arrendamiento.

De forma implícita, el PP reconoce el fracaso de su proyecto liberalizador del mercado de suelo, al comprometerse a impulsar un nuevo marco normativa para abaratar el precio de la vivienda.