_
_
_
_

El riesgo de morir por enfermedad es un 20% mayor en el sur de España

Los ciudadanos que viven en las regiones de la mitad sur de España tienen un riesgo de mortalidad 20 veces más alto que los que residen en la mitad norte. La explicación fundamental es simple, los niveles más altos de mortalidad coinciden claramente con las zonas de menor capacidad económica.

En contra de lo que pudiera parecer, el riesgo de mortalidad no es igual en todas las zonas de España, sobre todo entre la población mayor de 65 años, que suele fallecer afectada por distintas enfermedades. Los habitantes de la mitad sur tienen el riesgo de mortalidad un 20% más alto que los que habitan en las comunidades de la mitad norte española.

En concreto, Soria, Segovia y Burgos son las zonas de menor riesgo, frente a Valencia, Huelva, Cádiz y Sevilla, que concentran los riesgos más elevados.

Así lo refleja el primer Atlas de Mortalidad realizado en áreas pequeñas (un total de 2.218 ayuntamientos españoles) , elaborado por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona sobre tres millones de fallecidos habidos en España entre 1987 y 1995.

El director de este proyecto, Joan Benacha, explicó ayer que las condiciones ambientales son las que marcan esta diferencia entre norte y sur de España a la hora de tener un mayor o menor riesgo de mortandad. Así, los niveles más altos de mortalidad coinciden con las zonas de menor capacidad económica y de mayor analfabetismo, según los autores de este atlas.

'Ranking' de enfermedades

De hecho, el grupo de enfermedades que constituyen las principales causas de mortalidad entre los españoles -que también se analizan en el atlas- son aquellas que están relacionadas con el nivel de vida, la educación, los hábitos y las condiciones ambientales y laborales.

De esta forma, según el ranking del atlas, las enfermedades cardiovasculares son, con creces, la primera causa de mortalidad en España, ya que representan el 40% de la mortalidad femenina y el 30% de la masculina. Cuando se habla de enfermedades cardiovasculares, el estudio agrupa los fallecimientos por enfermedades cerebrovasculares, que son la primera causa de muerte entre las mujeres, y la enfermedad isquémica del corazón, que es la primera causa entre los hombres. Asimismo, incluye también otras enfermedades del corazón.

Tras este grupo de enfermedades, el cáncer de pulmón es la enfermedad que mata a más gente (7,5% de los hombres) mientras que casi el 6% de los hombres fallece a causa de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica. En ambos sexos, el resto de las causas contribuye con menos del 4% de la mortalidad total.

Para la mayoría de las causas, las tasas de mortalidad crecen paulatinamente con la edad. Si bien hay excepciones, como es el caso de los fallecidos a consecuencia de lesiones causadas por accidentes de tráfico. Este grupo concentra los riesgos más elevados en aquellos que tienen entre 15 y 24 años y más de 75 años.

Algo similar ocurre con los fallecidos por sida, que presenta las mayores tasas de mortalidad entre los que tienen de 25 a 34 años.

Por otra parte, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Juan Carlos Aparicio, dio ayer cuenta de los últimos datos de siniestralidad laboral, según los cuales entre enero y septiembre de este año el índice de incidencia (número de accidentes por cada 100.000 trabajadores afiliados a la Seguridad Social) ha descendido un 1,1%; mientras que este índice ha disminuido hasta un 10,3% en el caso de los fallecidos en accidente laboral. En números absolutos, entre enero y septiembre de este año han muerto 52 personas menos en sus puestos de trabajo.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_