Compaq se desploma en Bolsa por las dudas sobre su fusión con Hewlett-Packard

Los inversores optaron ayer por retirar parte de la confianza depositada en la fusión de los dos gigantes norteamericanos de la informática Compaq y Hewlett-Packard, tras conocerse el pasado viernes que los principales accionistas de Hewlett- Packard reiteraron su oposición a la integración de ambas empresas.

Los títulos de Compaq cayeron ayer un 14,31% mientras que los de Hewlett-Packard retrocedieron un 2,21%. El mercado mostró así las dudas sobre la proyectada fusión de las dos empresas anunciada el pasado mes de septiembre, y todo ello a pesar del apoyo de los consejos a la fusión y el comunicado conjunto emitido el mismo viernes las empresas asegurando que proseguirán con la operación.

La negativa de la familia, que posee el 18% de la empresa, es un importante revés para la operación pero es el resto del accionariado quien se tiene que pronunciar en junta extraordinaria. Esta junta se convocará una vez que las autoridades aprueben la fusión, a finales de febrero o principios de marzo.

Las instituciones que tienen el 56% de Hewlett-Packard van a recibir consejo de una empresa especializada en asesorar accionistas: Institutional Shareholders Services. ISS se ha comprometido a oír a analistas, disidentes de la operación y los que la apoyan para dar su consejo tres semanas antes de la junta. Según los analistas, esta es una solución para muchas empresas que aún dudan del sentido del acuerdo entre las dos empresas

Mientras tanto, crecen las dudas sobre la continuidad de la máxima ejecutiva de Hewlett-Packard, Carly Fiorina, principal promotora de la operación. Fiorina tiene que convencer a la mayoría de los accionistas de las bondades de la unión con Compaq. La tarea es complicada, y los trabajadores ya han mostrado su oposición por lo que el 3% del capital en sus manos estará en contra de su proyecto. Adicionalmente, Fiorina tiene que contar con que el 20% de los accionistas nunca vota en juntas.