_
_
_
_
epigrafe

El precio del crudo cae por la falta de acuerdo entre los grandes productores

Las interminables dilaciones del acuerdo entre los grandes productores mundiales de petróleo para un recorte global de la producción siguen haciendo mella en el precio del crudo. El barril de brent, el de referencia en Europa, cotizó ayer a la baja y perdió 80 centavos para situarse en los 18,2 dólares.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) dio ayer un nuevo paso en su política de presión al resto de grandes productores para contribuyan a apuntalar los precios del petróleo. El equipo de investigación del cartel pronosticó ayer que la demanda mundial de petróleo caerá 300.000 barriles diarios (un 0,4%) durante el primer semestre de 2002 y en el tercer trimestre la contracción será de unos 50.000 barriles diarios.

El jefe del equipo de investigación, Adnan Shihab-Eldin, publicó ayer las cifras en una conferencia celebrada en Moscú. Es la primera vez desde los años ochenta que el grupo petrolero, compuesto por 11 naciones, pronostica una contracción de la demanda. La Agencia Internacional de la Energía (AIE), entidad dependiente de la OCDE, pronostica aún un crecimiento de la demanda de 600.000 barriles diarios y el Departamento de Energía del Gobierno de EE UU eleva el pronóstico a 800.000 barriles diarios. La demanda ha crecido ininterrumpidamente desde 1986, según la AIE.

A pocos metros del lugar, donde se celebraba la conferencia de Shihab-Eldin, el Gobierno ruso y las petroleras privadas, que controlan el 68% de la producción del país, se reunían para concretar la forma en que materializan la reducción de las exportaciones de 150.000 barriles diarios, prometida el pasado 5 de diciembre para entrar en vigor el 1 de enero.

Aunque el Gobierno del presidente Putin poco puede hacer controlar la producción, los oleoductos para la exportación están en manos de la empresa pública Transneft. Esto le da margen al Ejecutivo para imponer restricciones a la exportación.

El recorte ruso se enmarca dentro del compromiso de los grandes productores ajenos al cartel para contribuir a la recuperación de los precios reduciendo la oferta de crudo. La OPEP, que bombea el 40% del petróleo mundial, ha prometido reducir sus cuotas de producción un 6,5% (1,5 millones de barriles diarios), si el resto de actores contribuye con 500.000 barriles diarios.

Pero las posibilidades de un pacto decrecen. Primero fueron las reticencias de Rusia y ahora se espera la decisión de Noruega. El compromiso de estos países, unido al de México y Omán, totalizaría como máximo unos 475.000 barriles diarios. Si la OPEP no se da por satisfecha, tendría que negociar con otros países menos proclives a colaborar, como Kazajistán y Angola. Además, el cartel quiere que el recorte sea prolongado: "La duración es tan importante como su volumen" explicó Shihab-Eldin.

La debilidad de la demanda, motivada por la crisis económica global, y la abundancia de petróleo en el mercado, provocada por los altos precios de los dos últimos años, han provocado que la cotización haya caído en picado desde los atentados del 11 de septiembre. El precio del barril de brent es un 35% inferior al del año pasado por estas fechas y ningún experto apuesta por una recuperación a corto plazo.

Cuanto más se retrase el pacto, menos efecto tendrá. Los envíos del Golfo Pérsico tardan un mes en llegar a EE UU, su principal cliente. Una dilación en los recortes retrasaría los efectos hasta primavera, cuando la demanda cae por el final del invierno.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_