Las demandas contra Firestone y Ford se tratarán de forma colectiva

Las demandas judiciales contra Ford y Firestone por los daños materiales causados en los accidentes mortales del modelo Explorer con neumáticos defectuosos serán tratados de forma colectiva y a nivel nacional, según los abogados del caso.

La decisión, aprobada por la juez de Indianápolis Sarah Evans Barker, exige a ambas empresas pagar cientos de millones de dólares que podrían ser reclamados por alrededor de 3,5 millones de personas. El juicio no incluirá a las víctimas mortales o los heridos en accidentes ocurridos en el modelo Ford Explorer con neumáticos defectuosos de Firestone.

Los casos se centrarán en compensar pérdidas financieras en la venta de los vehículos o en el tiempo perdido por el cambio de los neumáticos, entre otros conceptos.

La indemnización incluye a todos los dueños del modelo Explorer fabricado entre 1991 y 2001, que podrán reclamar daños.

También serán beneficiados de esta compensación económica los propietarios de los neumáticos Firestone y de los modelos Wilderness, ATX y ATX II, fabricados desde 1990.

Para Ford, "esta decisión de tratar la demanda de forma colectiva es una gran equivocación", por lo que ha anunciado que apelará a instancias superiores.

Según las autoridades de Tráfico de Estados Unidos, 271 personas fallecieron y 700 quedaron heridas en vuelcos del Ford Explorer y su modelo gemelo, el Mercury Mountaineer, que llevaban los neumáticos Firestone de fábrica.

Ford y Firestone afrontan docenas de juicios, tanto en Estados Unidos como en otros países, iniciados por familiares de víctimas mortales o por supervivientes de los accidentes, que reclaman cientos de millones de dólares por daños.

Ford y Firestone, unidos por lazos familiares y comerciales durante más de un siglo, terminaron abruptamente sus relaciones achacándose mutuamente la responsabilidad de los accidentes. Desde el nombramiento de William Clay Ford Jr. como presidente de Ford hace tres semanas, se han iniciado conversaciones para restaurar las relaciones.

Ford aumentará la cifra de despidos para afrontar la crisis de Estados Unidos. Esta reestructuración supondrá el cierre de varias instalaciones productivas y la eliminación de 8.000 empleos administrativos. En los nueve primeros meses del año, Ford obtuvo unas pérdidas de 288.252 millones de pesetas.