_
_
_
_
_
INTERNACIONAL

La Alianza lanza un ataque contra Kunduz tras el fracaso del diálogo

La Alianza del Norte anunció ayer el asalto a Kunduz, uno de los últimos reductos de los talibanes, tras dar por fracasado el intento de acordar una rendición. En Pakistán, el Gobierno ordenó la clausura de su embajada en Islamabad, la última misión diplomática del grupo integrista.

La Alianza del Norte informó que sus tropas avanzaban rápidamen-te y que esperaban tener bajo su control la ciudad norteña de Kunduz en unas horas. De ser así, a los talibanes sólo les quedaría el reducto de Kandahar, al sur, para montar la resistencia contra los ataques de la Alianza y Estados Unidos, que durante 47 días han bombardeado el país.

Los ataques de la Alianza se habían suspendido en Kunduz esta semana para negociar con los talibanes los términos de su rendición, pero las conversaciones, que en un momento parecieron fructíferas, no llegaron a buen fin. "Hemos intentado arreglar el asunto de Kunduz a través de la negociación, pero nos hemos visto forzados a elegir una solución militar", dijo ayer el ministro de Interior del Gobierno provisional de la Alianza, Yunus Qanuni. "Espero que mañana [por hoy] hayamos tomado Kunduz", agregó.

Una reportera de Reuters dijo que soldados de la Alianza se habían aproximado al este de Kunduz y habían comenzado a lanzar cohetes desde vehículos blindados. Esta semana los talibanes habían anunciado la entrega de Kunduz a cambio de la protección de la ONU para ellos y para los extranjeros que les han ayudado, pero la Alianza no la aseguró para estos últimos. "Fue una táctica política. Sólo querían ganar tiempo", dijo Qanuni.

No obstante, alrededor de 200 soldados talibanes huyeron ayer de Kunduz para rendirse, como ya hicieron en Mazar-i-Sharif, donde la ONU denunció ayer el descubrimiento de unos 600 cadáveres, presuntamente víctimas de la venganza de la Alianza al tomar la ciudad. En la vecina Pakistán, el Gobierno ordenó el cierre de la última embajada de los talibanes en el exterior, aunque no se especificó si la decisión estuvo provocada por la presión de Washington.

EE UU, que celebró la noticia, envió ayer un nuevo avión espía a la zona para localizar al hombre más buscado del mundo, Osama Bin Laden. El Pentágono confía en que continúe en territorio afgano.

 

Bombas contra los musulmanes en Filipinas

El líder musulmán Nur Misuari se convirtió ayer en prófugo después de que los juzgados de Joló emitieran una orden de arresto contra él. El Gobierno de Filipinas acusó de rebelión a Misuari y a varios dirigentes más por la sublevación armada que comenzó el lunes en Mindanao.

El lunes un grupo de insurrectos del Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN), que lidera Misuari, asaltó varias instalaciones militares, a lo que el Ejército respondió con bombardeos que se suceden intermitentemente. Ayer, fuentes oficiales anunciaron que los muertos sobrepasan los 160, de los que al menos 151 son rebeldes.

Misuari se convirtió en gobernador de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán en 1996, tras la firma de un acuerdo de paz entre el Gobierno y el FMLN. El levantamiento se produjo en protesta por la convocatoria de elecciones en dicha región para el 26 de noviembre, que el FMLN cree que viola el acuerdo de paz.

El ministro de Interior, José Lina, vinculó ayer el FMLN con el grupo integrista Abu Sayyaf, que el Gobierno de EE UU cree conectado a Al Qaeda. Esta semana, el presidente estadounidense, George Bush, ofreció ayuda a su homóloga filipina, Gloria Macapagal, para luchar contra Abu Sayyaf.

Archivado En

_
_