_
_
_
_

Los fabricantes exigen controles para evitar el fraude en las reparaciones

La patronal de los fabricantes de electrodomésticos, Aniel, y la de técnicos de reparación, ATE, exigen al Gobierno que incluya en la inminente reforma del servicio de información de Telefónica, el 1003, una cláusula que impida el fraude en el arreglo de los aparatos del hogar. Ambas asociaciones se enfrentan a un grupo de empresas que llaman "piratas" que se dedican a contratar reparaciones de aparatos a través del servicio 1003 de Telefónica, suplantando las marcas de los grandes fabricantes.

La Asociación de Técnicos de Electrodomésticos (ATE) y la Asociación Nacional de Industrias Electrónicas (Aniel) exigen al Gobierno que obligue al servicio 1003 de Telefónica y a TPI (la filial de la operadora dedicada a la explotación de los servicios de información a través de las Páginas Amarillas, Páginas Blancas y otras guías) a terminar con el fraude en la reparación de los electrodomésticos.

Ambas asociaciones mantuvieron recientemente un encuentro en la Cámara de Comercio de Madrid para tratar el asunto, en el que estuvo presente medio centenar de empresas afectadas, entre las que se encontraban servicios oficiales de reparación de Sony, Pioneer, Philips, Panasonic, Grundig, Daewoo, Goldstar, Aiwa, Samsung, LG, Loewe, Blaupunkt y Teka.

En la reunión se planteó la necesidad de solicitar al Gobierno que incluya en la nueva reglamentación que se elabora para liberalizar el servicio 1003 de Telefónica un artículo que impida que empresas no autorizadas inserten anuncios en los servicios de información de Telefónica utilizando sin autorización la marca de los grandes fabricantes de electrodomésticos para ofrecerse como reparadores oficiales.

Como informó este diario el pasado mes de marzo, las firmas de aparatos del hogar, línea marrón y línea blanca, así como sus servicios oficiales de reparación, han denunciado ante los Gobiernos central y autonómicos, y ante la dirección de Telefónica y su filial TPI, la existencia de un fraude multimillonario en las reparaciones.

Esta práctica presuntamente fraudulenta está siendo realizada por empresas sin nombre que, usando ilegalmente (a su juicio) los servicios de las guías telefónicas, especialmente el 1003, consiguen captar el grueso de los avisos de averías de todo tipo de aparatos del hogar.

En realidad, estas compañías piratas no son reparadores de aparatos, sino centros de llamadas que reciben los avisos y los revenden a pequeños talleres sin autorización ni control de las grandes firmas.

Las empresas afectadas denuncian que esta forma de actuar esconde prácticas contra los derechos del consumidor, al usurpar la marca de los fabricantes insertando anuncios en las guías con su nombre y sin autorización.

Cambio normativo

La reforma que prepara el Gobierno para acabar con uno de los últimos monopolios de las telecomunicaciones españolas, el que mantiene Telefónica con el servicio de información, y que quiere ser aprovechado por los fabricantes de los electrodomésticos para acabar con el fraude de las reparaciones, tiene como aspecto más visible la eliminación, a medio plazo, del prefijo 1003 por el que se conoce el servicio de Telefónica. Dicho prefijo será sustituido por otro de cinco dígitos que comenzará por 118.

Otros aspectos relevantes de la reforma son el libre acceso a las bases de datos de los números de teléfono de los clientes de Telefónica y la resolución del problema de la facturación de los servicios de información.

Estas iniciativas permitirán la existencia real de competencia en este negocio que mueve al año en torno a los 14.000 millones de pesetas (unos 84 millones de euros). La aprobación de la reforma está prevista para antes de que termine el ejercicio.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_