Sacyr y Acesa pugnan por ser los segundos accionistas de Iberpistas

Sacyr y Acesa pugnan por ser los segundos accionistas de Iberpistas, concesionaria de la autopista Villalba (Madrid)-Adanero y sus extensiones a Ávila y Segovia, titular del 50% de la Bilbao-Zaragoza y accionista de las radiales de Madrid y la autopista Santiago-Ourense. La empresa catalana acaba de hacerse con el 8% de Iberpistas, el mismo porcentaje que controla Sacyr, la constructora que puede retomar en breve sus acuerdos frustrados de fusión con Dragados.

Sacyr y Acesa pugnan por consolidarse como segundos accionistas de Iberpistas, creada para construir la autopista Villalba-Adanero y que hoy día cuenta con una cartera de seis concesiones más en España y Chile.

La semana pasada, la concesionaria catalana estrechaba lazos con la titular del túnel del Guadarrama al hacerse con el 8,07% del capital tras comprar a La Caixa el 6% por 6.477 millones de pesetas. Previamente, Acesa e Iberpistas habían creado un holding conjunto para controlar sus participaciones en la Autopista Central Gallega y en las radiales III y V de Madrid.

Esta operación de compra por parte de Acesa estrecha más la relación entre las dos empresas y le permite igualar la participación que controla en Iberpistas Sacyr, la séptima constructora española por volumen de ventas y que podría retomar su acuerdo de fusión con Dragados tras asumir Santiago Foncillas, factótum de ese frustrado pacto de integración, todos los poderes ejecutivos en la filial del BSCH.

El primer accionista de Iberpistas sigue siendo la familia Godia, con cerca del 20%. El resto está en manos de otras familias y otra parte minoritaria flota en Bolsa.

A priori, las posiciones de Sacyr y Acesa parecen antagónicas. La concesionaria catalana acordó la compra de ese paquete a La Caixa, su propio accionista de referencia, dentro de una iniciativa para ganar tamaño que incluye también una oferta de compra sobre el 40% de Aucat, el 42% de Túnel del Cadí y el 10% de Autema. Si las ofertas tienen éxito, Acesa se hará con el 100% de Aucat y entrará en el accionariado de las otras dos autopistas catalanas. Se trata de un paso decisivo en el proceso de concentración que vive el sector, que puede acelerarse en los próximos meses.

Sacyr es, después de Ferrovial y Dragados, la tercera constructora española más activa en el campo de las concesiones de infraestructura y también persigue ganar masa crítica en este campo, al igual que en la construcción.

La constructora más rentable del país tendrá a finales de año siete autopistas en servicio en España y Chile y ha iniciado ya el proceso formal de constitución de un holding con estas concesiones, a las que se sumarán poco a poco las que vayan entrando en servicio. Esta sociedad le permite además abordar proyectos de fusión en este segmento.

La concesión más importante de Sacyr es Avasa, que gestiona la autopista Bilbao-Zaragoza, cuya propiedad comparte al 50% precisamente con Iberpistas.

El resto de los activos del grupo que pasan a esa nueva filial son un tramo de la M-45 de Madrid, la autovía entre Murcia-Calatrava y Moratalla y las concesiones chilenas Río Bueno-Puerto Montt, Los Vilos-La Serena y Santiago Valparaíso.

Sacyr estima que esta nueva sociedad alcanzará ventas de unos 20.000 millones en 2002, un Ebitda de 12.000 millones y pérdidas netas.

Los cambios en la cúpula de Dragados, que despejan el camino a los proyectos de fusión con Sacyr, tuvieron de nuevo reflejo en la Bolsa. Tras subir el lunes el 5,5%, ayer el valor repuntó el 4,08%. También FCC, como ocurrió la víspera, cuando recuperó el 4,6%, se benefició de este clima y ganó el 3,14%, poco más que Ferrovial (un 3%).

 

El Santander nombra tres consejeros en Dragados

El consejo de Dragados, que se reúne hoy en sesión extraordinaria, designará a tres nuevos consejeros, todos ellos en representación del Santander Central Hispano: Antonio Escámez, Ignacio Benjumea y Joan-David Grimà, según informó ayer la empresa constructora en un comunicado. El nombramiento de estos tres nuevos consejeros culmina la reestructuración de la cúpula directiva del Grupo Dragados, iniciada el pasado viernes. Esa reestructuración supuso la salida de Eloy Domínguez-Adame del cargo de consejero delegado y la asunción por parte del presidente, Santiago Foncillas, del pleno poder ejecutivo en el grupo. El comunicado hecho público ayer por Dragados resalta, además, que estos nombramientos "representan la voluntad de permanencia con carácter estable del Santander Central Hispano en el capital de la empresa". Los cambios efectuados la semana pasada abrieron la puerta para que Dragados acometa una fusión. Fuentes próximas a la empresa señalan a Sacyr como el candidato elegido. De hecho, el pasado verano estuvo en un tris de cerrarse. El matrimonio contaba con el apoyo de Santiago Foncillas. Sin embargo, el proyecto se fue al garete por la oposición de José María Amusátegui, entonces copresidente del BSCH. Este episodio fue uno de los detonantes de los enfrentamientos entre Amusátegui y Emilio Botín, que acabó con la salida del primero del banco. Foncillas fue uno de los aliados de Botín en el pulso en la cúpula del grupo financiero.