El Banco de España inhabilita al presidente de la Rural de Canarias

El Banco de España ha resuelto sancionar con cuatro millones de pesetas e inhabilitar al presidente de la Caja Rural de Canarias, Antonio Cabrera. Además ha propuesto multas de entre tres millones a 500.000 pesetas al consejo de administración de la entidad y su director general. El Banco de España abrió expediente sancionador a la caja y a sus gestores en abril por infracciones graves y muy graves.

El Banco de España ha enviado a la Caja Rural de Canarias una propuesta de resolución por la que propone la destitución e inhabilitación en cargos en una entidad financiera durante cinco años a Antonio Cabrera, presidente de la caja rural. Además, le sanciona con una multa de cuatro millones de pesetas.

También se incluyen sanciones a los miembros del consejo de administración de la caja y a su director general, Francisco Espino Santana. En estos casos, la multa es de 2,5 millones de pesetas para los consejeros ejecutivos y de 500.000 pesetas a los no ejecutivos. Para Espino la multa es de tres millones.

Fuentes cercanas a la entidad mantienen que tanto el presidente como el director general han sido destituidos por la caja rural, aunque otras fuentes mantienen que sólo será el presidente quien dejará su cargo.

La resolución del Banco de España tiene su origen en un expediente disciplinario sancionador abierto el pasado 24 de abril a la Rural de Canarias y a "las personas que ejercían cargo de administración y dirección" hasta el ejercicio 2000 (ver Cinco Días del 31 de mayo) . En este expediente, la autoridad supervisora había detectado una serie de irregularidades, en varios casos considerados como "muy graves", en la gestión.

Según este expediente (que es fruto ya de un acta de inspección del 15 de enero) la entidad canaria realizó "actos u operaciones con incumplimiento de los requisitos establecidos en normas de ordenación y disciplina". Además, se utilizó "personas físicas o jurídicas interpuestas con la finalidad de conseguir un resultado contrario a las normas de ordenación y disciplina o cuya obtención directa implicaría la comisión de una infracción grave".

Gran parte de las operaciones están realizadas por el presidente de la entidad y empresas de su entorno (Grupo Cabrera Sanabria), que se han financiado a través de la caja "sin que en los libros de actas de la entidad conste la preceptiva autorización del consejo rector". Las empresas en cuestión son Golf Leisure, Fuerfruit, Cabrera y Cabrera y Pescenescal. A ellas se añaden la sociedad Jandía Devco y la Compañía Archipiélago Canario (inactiva) y cuyo apoderado era Francisco Mendoza Rodríguez, jefe de inversiones de la caja.

Otra sociedad creada para lo mismo y empleada "para conseguir un resultado contrario a las normas de ordenación y disciplina" es Jandía Sol, que tiene como administrador único a Celestino Suárez (edil de La Aldea de San Nicolás por Coalición Canaria), que aparece en la base de datos de la entidad junto al presidente de la caja y a otras cuatro personas, como apoderado de la Federación Provincial de Asociación de Exportadores de Productos Hortofrutícolas.

Los sancionados ya remitieron al Banco de España sus alegaciones contra el expediente del 24 de abril. Ahora tienen 20 días para presentar nuevas alegaciones contra la actual resolución.