El jefe de la Armada ignora cómo se recuperó la inversión en Gescartera

El jefe del Estado Mayor de la Armada, almirante Francisco Torrente, afirmó ayer que su departamento pudo recuperar 365 millones invertidos en Gescartera un mes antes de su intervención por la CNMV gracias a "muchos contactos" que afirma desconocer.

El diputado del PNV Pedro Azpiazu preguntó directamente al jefe de la Armada si fue gracias a Fernando Marín Castán, marido de la ex presidenta de la CNMV Pilar Valiente, como recuperó su departamento el dinero invertido en Gescartera en mayo pasado. "No me consta", señaló el almirante Torrente, a quien Azpiazu recordó que Marín es jurídico de la Armada en excedencia.

La insistencia del diputado socialista Ángel Martínez Sanjuán en conocer los cauces a través de los cuales el servicio de Seguridad Social de la Armada recuperó su inversión tampoco tuvieron éxito. "Me imagino", le respondió el almirante, "que fue a través de muchos contactos y muchos sudores", pese a lo cual negó que hubiera uso de información privilegiada. En un momento dado la Armada amenazó a los responsables de Gescartera con acudir al juez para recuperar el dinero, aunque no llegó a dar este paso.

El almirante Torrente relató que hasta julio de 1999 los excedentes de tesorería del servicio de la Seguridad Social, procedentes en su mayor parte de las cuotas del personal laboral, estaban invertidos de forma muy diversificada.

A partir de entonces se canalizaron casi en exclusiva a través de Gescartera, agencia que intervino en 19 operaciones procedentes de la Armada. Según el jefe militar, "no se han encontrado indicios de presiones o influencias para que invirtiéramos en Gescartera". Sí se ha comprobado, en cambio, que los tres oficiales responsables directos de estas inversiones ocultaron a sus superiores la existencia de descubiertos provocados por el retraso de la agencia en reintegrar diversas cantidades de dinero.

Pese a este hecho, los responsables del servicio de la Seguridad Social de la Armada continuaron confiando en la gestora de Antonio Camacho, sobre todo al tener conocimiento de que iba a ver elevado su rango a agencia de valores, hecho que se aprobó por la CNMV en junio de 2000. "Se llegó a la conclusión de que Gescartera ofrecía garantías suficientes para invertir", señaló el almirante Torrente, recogiendo la versión que por aquel entonces ofreció el jefe del servicio central de la Armada, el coronel Portal.

La documentación que manejan los diputados demuestra un alto nivel de familiaridad entre los responsables de tesorería de la Armada y los directivos de Gescartera.

Defensa ha abierto expediente disciplinario por estos hechos a los tres oficiales que decidieron las inversiones.