Wall Street estudia reanudar hoy la actividad tras dos días de cierre

Wall Street ha interrumpido las negociaciones financieras dos días como consecuencia del atentado sufrido el pasado martes. La comisión de valores del país estudia reanudar las operaciones hoy mismo. Desde 1933 no se producía un hecho semejante.

El caos que ha vivido Estados Unidos en estos dos últimos días y las escenas de terror de los ciudadanos han sido, sin duda, las imágenes que más impactaron al mundo. Toda una serie de acontecimientos que han tenido respuesta en los mercados financieros.

Wall Street, que se encuentra a escasos metros de las Torres Gemelas de Manhattan, que han quedado reducidas a escombros tras el ataque terrorista del pasado martes, ha permanecido cerrado durante dos días. La última vez que se suspendió la actividad inversora en Estados Unidos durante más de una sesión fue en 1933, cuando Franklin Delano Roosevelt declaró fiesta nacional para la banca. Entonces, el NYSE permaneció cerrado durante 10 días. Las negociaciones del mercado también fueron interrumpidas durante más de cuatro meses durante la Primera Guerra Mundial, en 1914.

Durante estos dos últimos días también ha estado cerrado el mercado de bonos y las Bolsas de Toronto. A pesar del cierre de éstas, las mayores instituciones financieras de Bay Street (el centro financiero de la ciudad) decidieron reanudar ayer sus operaciones.

La Bolsa de comercio de Nuevo York también ha permanecido cerrado durante este periodo de tiempo. Sin embargo, ayer a primera hora de la tarde estudiaba la posibilidad de reanudar su actividad a través de su sistema electrónico Acces. Este sistema se utiliza normalmente en la Bolsa con la sede más grande del mundo para ejecutar las operaciones que se realizan después de los cierres oficiales.

El mercado mercantil de Nueva York, donde normalmente se negocian los contratos de futuros, ha quedado completamente sepultado al derrumbarse las Torres Gemelas. Los parqués donde cotizan el cacao, azúcar y café resultaron, asimismo, dañados por el atentado. æpermil;stos no tienen claro cuándo estarán en condiciones de operar de nuevo.

El mercado de Chicago, que también se ha visto directamente afectado, ha cerrado sus puertas durante estos dos días. Una situación que no había vivido desde 1871, año en el que tuvo que cerrarse durante dos semanas después de que un fuego demoliera gran parte del edificio intercambiario.

El día después

La incertidumbre del día después del ataque indiscriminado a Estados Unidos ha llenado de pánico a los ciudadanos y a los inversores. Una asociación del mercado de bonos, un grupo que representa a inversores particulares, se manifestó a favor de que los mercados permanecieran cerrados el miércoles.

Las informaciones que llegan desde el otro lado del Atlántico todavía son confusas, pero todo indica a que el edificio de la Wall Street no ha sufrido daños ni víctimas. Peor suerte han corrido, sin embargo, algunas firmas de inversión como Morgan Stanley o Deutsche Bank, que contaban con una plantilla importante de trabajadores en las torres más emblemáticas del mundo. La suerte que han corrido estás personas aún se desconoce.

El regulador de los mercados de Estados Unidos (SEC) anunció en la pasada tarde que están trabajando para reanudar hoy mismo la actividad financiera. La decisión sirvió para que los mercados europeos recuperaran relativa calma. Las plazas del Viejo Continente superaron las acusadas caídas que registraron en sus aperturas.

También ayudaron los mensajes de tranquilidad que se enviaron desde distintos frentes políticos, incluso de la propia Reserva Federal.

Por otro lado, las Bolsas europeas tuvieron un gesto de solidaridad contra la barbarie que asoló ayer Estados Unidos. Los inversores guardaron un minuto de silencio y sus negociaciones permanecieron interrumpidas durante algunos segundos.

Un analista de ABN-Amro comentaba ayer al cierre de los mercados que "los ataques terroristas a los centros económicos y militares de EE UU no generarán un caos en los mercados financieros mundiales". El experto añadió que "no me sorprendería que en las próximas 24 horas, ya sea el Banco Central Europeo o la Reserva Federal anuncien un recorte de tipos de interés y una posición de mayor liquidez y apoyo para contrarrestar los problemas que pudieran generarse".

Wim Duisenberg, dijo, sin embargo, que no veía la necesidad de recortar los tipos de interés porque no ve peligro de una recesión.

 

Los analistas no se atreven a hacer pronósticos

Las Bolsas llevan un año de continuos varapalos. Pero en los últimos meses la situación había empeorado por el recrudecimiento de la crisis de las telecomunicaciones, la debilidad de las economías estadounidenses y europeas y el goteo de advertencias a peor de los resultados de las compañías.

Lo que ha pasado ahora, el ataque terrorista contra Estados Unidos, ha sido la gota que ha colmado el vaso. Los analistas, si antes no encontraban explicación al descalabro al que se estaban soportando algunos valores, ahora ni siquiera se atreven a hacer pronósticos.

"La atención de los mercados se va a centrar indiscutiblemente en el rumbo que vaya tomando los acontecimientos tras los atentados terroristas contra los centros neurálgicos del poder político, militar y financiero de Estados Unidos", decía ayer Safei.

Esta firma de inversión aseguraba en su análisis diario que a corto plazo las tensiones se pueden acentuar, dependiendo de la ofensiva que prepare Estados Unidos. Por ello, recomienda invertir en valores refugio o en bonos.

José Luis Martínez, economista jefe de Citigroup, aconseja cautela y asegura que a corto plazo habrá que acostumbrarse a una fuerte volatilidad en los mercados.

Añadía este experto en su análisis diario que "en la medida en que no tememos mucha información, hacer hipótesis para el futuro puede ser demasiado arriesgado".

Beta Capital, por su parte, señala que "nos encontramos ante un hecho que no tiene paralelismos en la historia. Por tanto, no es posible ver cómo reaccionaron los mercados en el pasado y las economías ante una situación como ésta". Los analistas están seguros de que "a corto plazo se mantenga un clima de inseguridad e incertidumbre a escala internacional del que, previsiblemente, no podrán sustraerse los mercados financieros internacionales a la vez que se mostrarán especialmente vulnerables los mercados emergentes".

Renta 4 mantiene un sesgo defensivo en sus recomendaciones. "Compañías como ACS, Ferrovial, Repsol, Endesa, Iberdrola, Acesa o Altadis podrían tener un comportamiento positivo, si bien, dada la volatilidad del mercado, no creemos que sea el momento de entrar o salir de él", comenta la firma de inversión.

El economista jefe de mercados emergentes de ABN-Amro, Arturo Porzecanski, dijo ayer a una radio local de Estados Unidos que los ataques retrasarán la recuperación de las economías. "La cuestión es plantearse si la gente va a ir a comprar mañana un televisor o un auto como lo hubiera hecho anteayer. La respuesta probablemente sea que no. Se van a postergar toda una serie de decisiones por mera incertidumbre, lo que pudiera demorar la reactivación", dijo.

Banesto Bolsa asevera que los mercados se van "hacia un escenario de recesión. El recorrido a la baja de las Bolsas puede ser todavía importante teniendo en cuenta que las caídas se han centrado en sectores muy concretos, principalmente tecnológicas, medios de comunicación y telecomunicaciones". Los expertos comentan que "dentro de un panorama general negativo, aprovecharíamos los descensos para tomar posiciones en los sectores más defensivos en el contexto actual: bienes de consumo, metales preciosos, farmacia, defensa y sector eléctrico".

 

Las gestoras de fondos suspenden

la negociación

El cierre de los mercados estadounidenses ayer dejó sin referencia al resto de los mercados del mundo y provocó el cese de actividad en la gran mayoría de gestoras de fondos de inversión.

Fidelity, la principal gestora de fondos en Estados Unidos, anunció en su página web que no procesaría ninguna orden como consecuencia del cierre de los mercados. Suspendió, además, cualquier operación efectuada la víspera después de las cuatro de la tarde en Nueva York.

Franklin Templeton se sumó a la iniciativa. El director general de la gestora en España, Ramón Pereira, señaló, en declaraciones a Invertia, que está recomendando a los partícipes que mantengan la calma. Anunció que no están notando un volumen extraordinario de reembolsos. "En estos momentos no conviene precipitarse y hay que intentar poner los acontecimientos en perspectiva".

ABN-Amro también se sumó a la lista y suspendió temporalmente la emisión y reembolso de participaciones de sus productos como consecuencia de la elevada volatilidad de los mercados. La entidad holandesa no reanudará la negociación de sus fondos hasta que no se estabilice la situación.

MFS Investment Management, filial de Sun Life Financial Services of Canada, Putnam Investments y Eaton Vance fueron otras gestoras que suspendieron las operaciones ayer.