La Bolsa de Madrid aprueba la apertura de su capital

La junta general extraordinaria de la Bolsa de Madrid aprobó hoy que las sociedades de servicios de inversión puedan ser miembros del parqué sin necesidad de ser socios de la Sociedad Rectora del Mercado de Valores.

Esta aprobación implica la modificación formal de los estatutos de la Bolsa de Madrid para recoger este cambio, que ya es efectivo desde finales del año pasado, ya que se trata de una medida que estaba incluida en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos Generales del Estado del ejercicio 2001.

Un paso necesario

La aprobación por parte del consejo de la Bolsa de Madrid era un mero trámite, pues la medidas estaba ya consensuada. Pero era un paso necesario en el proceso de integración de todos los mercados españoles, tras el protocolo de intenciones firmado hace unos meses con el objetivo de incrementar la eficacia y competitividad del mercado español en un contexto cada más globalizado.

De hecho, y antes incluso de la firma del protocolo que integrará a los cuatro mercados financieros españoles, la norma de diciembre abrió el capital de la Bolsa española a entidades extranjeras. En la práctica, suponía abrir la espoleta de las fusiones en las Bolsas españolas. Permitía al mercado de Madrid, el de mayor volumen, firmar acuerdos con otros mercados para que entrasen en el capital. Además, dejaba abierta la puerta a la cotización en Bolsa de los mercados.

A partir de entonces, los diferentes mercados movieron sus piezas. La Bolsa de Madrid, la de mayor tamaño y la pretendida por otras plazas europeas, había firmado un acuerdo de intenciones con Francfort y Londres y barajaba salir a Bolsa. Pero al final terminó por imponerse la unificación de todos los mercados españoles.