LAS BOLSAS EN EL MUNDO

Una nueva jornada negra de las "telecos" hunde las Bolsas

Las telecos sufren una nueva oleada de ventas y sitúan en mínimos anuales las plazas del Viejo Continente

Tras la tregua del martes, el azote vendedor asoló de nuevo a los mercados europeos, que registraron un rosario de mínimos anuales. Las compañías de telecomunicaciones y los fabricantes de móviles dirigieron esta orquesta bajista que llevó al Ibex a una caída del 2,1%, hasta los niveles de octubre de 1998.

Las advertencias sobre menores beneficios parecen no tener fin en el sector de la telefonía móvil. Alcatel se sumó ayer a los lamentos de Ericsson y Marconi. Además, las firmas de análisis se unieron a la quema rebajando sus recomendaciones para casi todas las compañías del sector. Todo ello llevó a las principales Bolsas del Viejo Continente a situarse en sus mínimos anuales tras marcar retrocesos que, a excepción de Londres, superaron el 2%. Francfort, París y Milás están ahora al mismo nivel que hace dos años.

Europa

Paso atrás de Madrid

Con más de un tercio del peso del Ibex pendiente de Telefónica y sus filiales, poco se puede esperar del comportamiento del índice cuanto pintan bastos en tecnología. El batacazo que sufrió la telefonía móvil en toda Europa dejó grogui a todas las empresas ligadas a la operadora de telecomunicaciones. Telefónica, que cayó un 3,94%, tocó su mínimo anual. Móviles (-2,78%) y TPI (-3,9%) se situaron en su cota más bajo de toda la historia y Terra, pese a librase de marcar su mínimo histórico, cayó el 5,81%.

La escabechina se extendió a sectores más tradicionales, como la banca. BBVA y BSCH perdieron ambos un 2,49%. Y, al igual que el lunes, sólo seis valores se libraron de los números rojos. La escabechina llegó también al Nuevo Mercado, donde el peor parado fue Picking Pack, que cayó un 10,39% tras presentar unos malos resultados del segundo trimestre. El Ibex mantiene todavía el mérito de ser la Bolsa europea que menos retrocede este año, el 10,89%. Un dato que, a estas alturas, no consuela a a nadie.

Muy preocupados están los gestores de fondos cuyas carteras incluyan valores relacionados con el sector de telecomunicaciones, que son la gran mayoría. Alcatel añadió su grano de arena al pesimismo generalizado y anunció que le va a ser muy difícil conseguir beneficios este año. Cayó un 11,5%.

A la advertencia sobre menores beneficios de la francesa, que viene precedida por las de Marconi y Alcatel el martes, le siguió una batería de rebajas sobre las recomendaciones de las firmas de inversión. Los analistas consideran que los objetivos de ventas de muchas de estas empresas siguen sobredimensionados. Resultado: Marconi perdió un 28,3%, Ericsson un 7,32% y Nokia, a la que todo el mundo señala como la próxima en llevar a cabo otra advertencia de beneficios, cedió un 6,78%.

Las operadoras de telefonía acompañaron también a sus primas del móvil. El retraso, cada vez más evidente en los discursos de las empresas, sobre la llegada de la telefonía móvil de la tercera generación y la dificultad de las empresas para recortas su deuda está esquilmando el valor en Bolsa de estas compañías. KPN, defenestrada ya del Euro Stoxx 50, sigue siendo vapuleada y ayer retrocedió un 17,84%.

Una de las pocas notas positivas ayer en Europa la dio el banco francés BNP Paribás, que ganó un 1,11% tras presentar una caída en los beneficios inferior a lo previsto.

Estados Unidos

El Nasdaq cae un 0,66%

Pocos se acordaban ayer en Wall Street del buen dato que arrojó el índice de los gestores de compras el pasado martes. Los inversores siguen preocupados por los resultados que puedan arrojar las compañías en un tercer trimestre que se presenta igual de complicado que los anteriores. Además, los analistas aseguran que existen pocas razones para comprar valores tecnológicos porque cuentan con unos múltiplos todavía altos y sin expectativas de que las inversiones de capital, algo que afecta directamente a las cuentas de resultados de las compañías tecnológicas, vaya a recuperarse pronto.

El Nasdaq registró su segundo retroceso consecutivo condicionado por Europa. No obstante, la última hora de negociación fue muy volátil y sirvió para que el Dow cerrara con una ascenso del 0,36% y el Nasdaq suavizara sus pérdidas hasta el 0,66%.