Boliden presenta el expediente de despido para todos los trabajadores

Boliden Apirsa dio ayer el primer paso para el abandono definitivo de la actividad minera en Aznalcóllar (Sevilla) con la presentación del expediente de extinción de contrato de sus 425 trabajadores. Anunció al mismo tiempo que la multinacional Breakwater, que estudiaba comprar la mina, descarta por el momento adquirir el yacimiento.

Daniel Salado Sevilla

Todo estaba previsto desde el 2 de octubre de 2000, cuando la multinacional Boliden Limited anunció el cese de la actividad de su filial Boliden Apirsa en Aznalcóllar para octubre o noviembre de este año. Ayer, entre uno y dos meses antes de la fecha señalada, la compañía presentó a la Junta de Andalucía el expediente de extinción de empleo para sus 425 trabajadores.

La intención de la empresa, cuya balsa de residuos provocó en 1998 la mayor catástrofe ecológica de la historia de España en el entorno del parque de Doñana, es proceder a los despidos de forma escalonada de acuerdo con el siguiente calendario: una primera tanda de 349 empleados serán despedidos en un plazo no superior a los 45 días, tiempo del que dispone la Junta para pronunciarse sobre el expediente de extinción presentado ayer y plazo que la compañía estima necesario para negociar con los trabajadores y sus representantes sindicales las condiciones de los despidos.

Un mes después vendrá una segunda oleada de 27 trabajadores. Entre tres y seis meses después de éstos, serán despedidos los restantes trabajadores hasta completar los 425.

Paralelamente, el portavoz de la compañía, Alejandro de Antonio, ha comunicado el calendario del cese de la actividad: esta misma semana terminan definitivamente las labores de extracción de mineral del yacimiento. El próximo 20 de septiembre terminan las labores de tratamiento del mineral extraído. A partir de ese momento, el cierre técnico será un hecho, aunque el cese definitivo de la actividad en las instalaciones dependerá de lo que marque la ley para limpieza de instalaciones mineras abandonadas.

La compañía también tiene pendiente culminar un informe sobre el estado del yacimiento y su capacidad para almacenar residuos por encima de la cota actualmente permitida, de cara a las posibilidades de rentabilidad por parte de otra compañía interesada en seguir extrayendo mineral.

El secretario de Comisiones Obreras en la mina, Luis Campello, asegura que los trabajadores del yacimiento no descartan ningún tipo de medida de protesta ante los despidos, tanto a través de movilizaciones como en las negociaciones con la Junta de Andalucía, el Gobierno y la empresa.

Fuentes de los trabajadores indican que los negociadores de Boliden (el bufete de abogados Garrigues) les han asegurado la percepción íntegra de las nóminas hasta el 31 de octubre.

El comité de empresa de Boliden Apirsa tiene prevista una reunión el próximo lunes con los directores generales de Empleo y de Industria de la Junta de Andalucía para abordar el plan de la Junta para la reactivación económica de Aznalcóllar. El próximo 18 de septiembre los responsables de minería de los sindicatos UGT y CC OO tienen prevista una reunión con el nuevo presidente de la multinacional Boliden Limited, Jan Johansson.

El portavoz de Boliden afirmó ayer que la multinacional canadiense Breakwater, con la que había firmado un protocolo de exclusividad (primer paso para la negociación de compra del yacimiento), ha anunciado que renuncia "por el momento" a la compra.

Fuentes cercanas a la negociación creen que este anuncio puede ser una estrategia de Breakwater para lograr mejores condiciones.