INTERNACIONAL

Fox presiona a Bush para alcanzar un acuerdo de migración antes de 2002

El presidente de México, Vicente Fox, instó ayer a su homólogo estadounidense, George Bush, a alcanzar un acuerdo sobre migración antes de final de año con el objetivo de que en pocos años no haya inmigrantes mexicanos ilegales en el país vecino, frente a los tres a cinco millones que viven ahora.

"Debemos llegar a un acuerdo migratorio antes de fin de este mismo año que nos permita, antes de que terminen nuestros mandatos, que no haya para entonces mexicanos indocumentados en Estados Unidos y que los mexicanos que ingresen en este gran país lo hagan con papeles", afirmó Fox en su discurso durante la ceremonia celebrada en la Casa Blanca para darle la bienvenida.

Bush recibió al presidente mexicano en la primera visita de Estado de un mandatario a este país desde que el republicano alcanzó la presidencia. El discurso de Fox fue mucho más directo que el de Bush, quien se limitó a alabar las relaciones entre ambos países, y tocó uno de los temas que mayor expectación ha despertado la visita, el de la inmigración mexicana en EE UU.

Bush, sin embargo, prefirió limitarse a elogiar a su invitado al afirmar que era "un privilegio" recibir a Fox y que es "un orgullo para los EE UU ser su amigo". Sacando provecho de su limitado conocimiento del español, el presidente estadounidense le dio la bienvenida "a la Casa Blanca y a nuestro país" en este idioma y reconoció que EE UU "no tiene una relación más importante en todo el mundo como la que tenemos en México".

Sobre temas espinosos prefirió no pronunciarse. Bush ya declaró el martes que las expectativas en materia de inmigración eran "irreales". Fox, sin embargo, pidió que se reconozca "el valor de los inmigrantes como personas y como trabajadores, cuya ardua labor contribuye diariamente a la prosperidad de esta gran nación". Las palabras de Fox acerca de un acuerdo migratorio y una aplicación rápida llegaron después de que el presidente mexicano dijera el martes que harían falta de cuatro a seis años para poner en marcha esas medidas.

Otro de los temas tratados fue el del comercio, sobre el que pesan las barreras que se imponen en EE UU a los camiones mexicanos y la incertidumbre sobre la autoridad de Bush en materia comercial. No obstante, el presidente estadounidense pidió a Fox trabajar juntos para construir "el siglo de las Américas" y crear "una asociación real" tomando como base el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.