HP desafía a IBM con la compra de Compaq por 4,6 billones

Hewlett-Packard comprará Compaq por 25.000 millones de dólares en acciones (4,6 billones de pesetas), en un momento en el que ambas atraviesan un momento difícil. El enlace, que debe ser aprobado por los reguladores de competencia de EE UU y la UE, fue recibido por los inversores con un castigo muy duro a sus cotizaciones en la Bolsa.

Justo cuando los inversores de Wall Street estaban haciendo cábalas sobre el futuro de Carly Fiorina, la presidenta de Hewlett-Packard ha sellado la compra de Compaq Computer por unos 25.000 millones de dólares en acciones (4,6 billones de pesetas).

El precio supone una prima del 19% respecto al cierre en Bolsa del viernes, y el canje previsto dejará un 64% de la nueva compañía en manos de los actuales accionistas de HP.

El enlace seguramente será revisado minuciosamente por los responsables de competencia de EE UU y la UE. Pero Fiorina, que mantendrá el cargo de presidenta ejecutiva, dice que están dispuestos a hacer desinversiones si es necesario.

La operación se produce en un momento en que los inversores de Wall Street llevan meses cuestionando la estrategia de ambas compañías.

La respuesta de la Bolsa a la unión fue muy negativa, con un duro castigo tanto para las acciones de HP (que cayeron un 18,14%) como para las de Compaq (que perdieron un 10,28%).

Compaq fue desbancada por Dell Computer como líder en el negocio de PC durante el primer trimestre del año. El fabricante de Houston, dañado por una dura guerra de precios en este mercado, perdió 279 millones de dólares en el último trimestre. Sus acciones han caído un 76% desde el año pasado y hace poco anunció 8.500 despidos.

HP respondió a la guerra de precios en PC e impresoras intentando ampliar su presencia en el segmento de servicios. Pero dio un sonoro tropezón en este campo con el fracaso de su OPA sobre el negocio de consultoría de PricewaterhouseCoopers el pasado otoño.

El fabricante de Palo Alto sigue dando beneficios, pero éstos cayeron un 89% en el último trimestre. Sus acciones han bajado un 66% en un año y recientemente anunció 9.000 despidos.

Fiorina y Michael Capellas (el presidente de Compaq, que asumirá el puesto de consejero delegado) esperan que la fusión genere ahorros de 2.500 millones de dólares anuales a partir de 2004. Pero casi dos tercios de esta cifra procederán de la supresión de otros 15.000 puestos (incluida España).

Servicios

Si el enlace culmina con éxito, HP reforzará por fin su presencia en servicios porque Compaq ganó peso en este segmento cuando compró Digital en 1998. HP se convertirá, además, en el mayor fabricante mundial de PC, con una cuota de mercado del 19% (frente al 13% de Dell). Un salto de gigante para una compañía que no empezó a fabricar PC hasta 1995. Pero el liderazgo le llegará en un momento en que la industria atraviesa una dura crisis.

Los analistas prevén que las ventas de PC caigan un 10% este año en EE UU y desciendan a nivel mundial por primera vez en 15 años. Gateway acaba de anunciar que abandona sus operaciones en Asia y, probablemente, también en Europa. Y la propia Dell hizo hace meses la primera reestructuración de plantilla de su historia.

La nueva compañía será también líder en el negocio de servidores, con una cuota del 37% (más del doble que Dell). Pero el gigante azul IBM seguirá siendo el mayor grupo informático porque combina la venta de ordenadores con su gran negocio de servicios y programas informáticos.

Analistas como Ashok Kumar, de US Bancorp, y Martin Reynolds, de Gartner Dataquest, creen que los negocios de HP y Compaq se parecen demasiado y que será difícil obtener sinergias. Compaq obtiene la mitad de su facturación vendiendo PC y HP genera un 25% de sus ventas con PC y servidores.

 

Dos fabricantes emblemáticos con culturas muy distintas

Los analistas creen que uno de los principales retos de Carly Fiorina será fusionar dos culturas de empresa muy diferentes y claramente perfiladas desde sus orígenes.

Como cualquier pionera que se precie, Hewlett-Packard fue fundada en un garaje de Palo Alto (California). Creada en el año 1939 por William Hewlett y David Packard, dos ingenieros de la Universidad de Stanford, su primer producto fue el oscilador de sonido HP 200A, y su primer cliente, Walt Disney (que utilizó estos equipos para la banda sonora de la película Fantasía).

La compañía se ha transformado a lo largo de los años, y hoy tiene una fuerte presencia en los negocios de imagen (impresoras, faxes, fotocopiadoras, etc.) e informática.

Lo que siempre ha intentado mantener intacto es el llamado "estilo HP", una cultura de gestión implantada por sus fundadores y que se caracteriza por la estrecha cooperación entre directivos y empleados. El modelo es considerado por algunos como demasiado "paternalista" y se ha visto cuestionado con los recientes anuncios de despidos masivos en la compañía.

Compaq Computer es mucho más joven y su cultura empresarial es considerada más agresiva que la de HP. La compañía fue fundada en el año 1982 por tres antiguos ingenieros de Texas Instruments que perfilaron el primer plan de negocio en el restaurante House of Pies, de Houston (Tejas).

Fue la primera empresa que fabricó clónicos compatibles con el ordenador personal de IBM, y también fue pionera en comercializar ordenadores portátiles.

En 1994 se convirtió en líder en el negocio de PC (puesto que acaba de perder) y en 1997 fue la primera en vender ordenadores de menos de 1.000 dólares. Sin embargo, su negocio principal ofrece márgenes muy estrechos y muchos dudan sobre su supervivencia en solitario.

 

Perfil

Una nueva oportunidad para Fiorina

Carly Fiorina tiene 46 años y es una de las ejecutivas más exitosas de EE UU. En julio de 1999 dejó Lucent Technologies para tomar las riendas de HP y la revista Fortune la coronó como "la mujer más poderosa" del panorama empresarial americano. Sin embargo, su trayectoria en HP ha tenido por ahora más sombras que luces.

Hija de un prominente profesor de Derecho que a menudo cambiaba de destino, Fiorina se pasó la adolescencia deambulando por tres continentes. Empezó la carrera de Derecho para seguir los pasos de su padre, pero la abandonó en el primer semestre.

Finalmente estudió Filosofía e Historia Medieval en la Universidad de Stanford. En los años setenta trabajó como recepcionista en una firma de valores de Wall Street y esto despertó su interés por el mundo de los negocios.

Ni corta ni perezosa, se reconvirtió estudiando un master en Marketing en la Universidad de Maryland y empezó a trabajar de inmediato en la telefónica AT&T en 1980.

Allí protagonizó una acelerada carrera que la llevó desde el departamento de ventas a coordinar la segregación de la división de equipos de Lucent Technologies en 1996. La ejecutiva pasó entonces a Lucent como presidenta del departamento de servicios globales, y toda la comunidad de negocios de EE UU cayó rendida a sus pies por el éxito de la nueva compañía.

Fiorina llegó a HP envuelta en un aura de éxito que parecía imparable. Pero las dificultades de la compañía y del conjunto de la industria han deslucido bastante su perfil en los últimos meses.