Detenidos en Álava y Vizcaya seis presuntos etarras con datos sobre próximos objetivos

La Guardia Civil detuvo ayer a seis personas por su presunta relación con ETA, cinco en Vitoria y otra más en la localidad vizcaína de Lekeitio. En la operación se intervino abundante información sobre posibles objetivos de la banda, sobre todo de políticos, militares y miembros de las Fuerzas de Seguridad.

La redada está relacionada con la reciente desarticulación del comando Barcelona. La Guardia Civil considera que los detenidos componían un grupo de apoyo al comando que integraba Unai López de Ocáriz, apresado el pasado 24 de agosto en la Ciudad Condal.

Los seis detenidos formaban un grupo de legales, no fichado por la policía, que servía supuestamente de apoyo al miembro liberado de la banda Unai López de Ocáriz. Así, presuntamente habrían realizado labores de información y apoyo, recopilando datos sobre posibles objetivos "muy detallados" que figuran entre la abundante documentación incautada en los registros.

Acedo Espina, detenido la semana pasada en lo localidad palentina de Fuentes de Nava, admitió haber facilitado a ETA información sobre un teniente de la base vitoriana de Araca que conoció durante su servicio militar. Estas declaraciones confirmaron las realizadas por Unai López de Ocáriz quien supuestamente vigiló y trató de matar al mismo militar en varias ocasiones cuando el terrorista integraba el comando Ustargi.

Por otra parte, el PP y el PSOE reafirmarán hoy en el Congreso de los Diputados la vigencia del pacto contra el terrorismo, en una reunión en la que analizarán, con el ministro del Interior, Mariano Rajoy, las últimas detenciones de miembros de ETA y ultimarán los detalles de la futura Fundación de Víctimas del Terrorismo. Rajoy también trasladará al PSOE detalles sobre la ofensiva promovida por ETA durante el verano.

Esta será la primera reunión de los integrantes del pacto en el nuevo curso político, después del encuentro que mantuvieran el pasado 26 de julio.