Los malos resultados de las OPV ponen en apuros a los principales bancos de inversión

La banca de inversión lucha a la desesperada por fijar el precio de las salidas a Bolsa en que actúan como asesores. Una encuesta del seminario Financial News revela que sólo tres bancos han obtenido una rentabilidad positiva para sus inversores de las nuevas emisiones en las que actuaron como asesores, tomando como muestra las 50 OPV mayores de 25 millones de euros del primer semestre. La banca no consigue encontrar el precio de colocación adecuado en el actual entorno de volatilidad e inseguridad del mercado. Hasta ahora, todas las OPV gestionadas por Carnegie, Dresdner Kleinwort Wasserstein y Mediobanca cotizan por debajo de su precio de salida.

Lo mismo se puede afirmar del 75% de las transacciones asesoradas por Morgan Stanley Dean Witter y Goldman Sachs. El rendimiento de las nuevas emisiones de este año hasta julio registró una caída del 3,9%.

Como contraste, las cinco emisiones colocadas por Schroeder Salomon Smith Barney (SSMB) sí han arrojado un rendimiento positivo, marcando hasta la fecha una subida media del 20,3% sobre su precio de salida. En segundo lugar figura Deutsche Bank, con el 9,2%, y Goldman Sachs por detrás, con el 1,8%. El peor resultado corresponde a Suisse First Boston, con una caída del 13%.

Pero el rendimiento negativo de este año carece de dramatismo cuando se le compara con el colapso del mercado de valores tecnológicos en 2000. De las 186 nuevas emisiones que empezaron a cotizar en el primer semestre de 2000, solamente el 12% está por encima de su precio de salida.